Provincia

El PGOU se rebaja de 11.200 a 1.635 viviendas para adaptarse al POTA

  • El edil de Urbanismo asegura que el plan se ha consensuado con la Junta, que aprobará un área de oportunidad con otros 2.500 inmuebles para integrar El Aral

La Algaba tiene ya sobre la mesa una nueva propuesta de PGOU en la que el número de viviendas por el que apostó el gobierno local (IU-PP) sufre un recorte radical. Frente a 11.200 inmuebles previstos, se han incluido 1.635 (el 30 por ciento de VPO), según se recoge en un documento que ha sido consensuado con la Delegación Provincial de Obras Públicas de la Junta y que se llevará al Pleno en febrero, para aprobarlo de nuevo provisionalmente. Debido a lo sustancial de los cambios, saldrá otra vez a exposición pública.

Según explicó ayer el edil de Urbanismo, Pedro Agüera, La Algaba se ciñe así a lo establecido en el POTA (el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía de la Junta), que veta los crecimientos urbanísticos que propicien un aumento de la población y el suelo urbano superiores al 30 y el 40 por ciento, respectivamente, y que sorprendió a muchos municipios ultimando unos PGOU con crecimientos mayores. La Algaba, que en el último padrón superó los 14.000 vecinos, se planteaba llegar a los 35.000 residentes.

El plan propone actuar ahora sobre unas 65 hectáreas. 43 serán residenciales, junto a la zona de La Quinta y La Viña y al pie de la A-8006 procedente de San Jerónimo, por donde se prevé que pase el tranvía que conectará con la línea 3 del Metro. El resto será industrial y terciario, repartido junto al casco urbano. Destaca una bolsa comercial y terciaria en la margen izquierda de la A-8006.

Agüera destacó que, aunque el Consistorio se planteó esperar a que los tribunales "anulasen" el POTA (hay recursos puestos), optó por negociar un recorte para evitar un parón en el desarrollo. Según el edil, en estas conversaciones la Junta se ha comprometido a dar el visto bueno a dos áreas de oportunidad metropolitanas en La Algaba, una residencial y otra industrial, que el Ayuntamiento le ha presentado como alegación al Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus). Éstas no contabilizarían en el PGOU.

El área residencial son 52 hectáreas que cerrarían el núcleo urbano conectándolo con la barriada de El Aral, en un tratamiento similar a los suelos del Pago de En Medio, en los que se unirán San José y La Rinconada. Incluso con esta zona, el recorte con respecto a la intención inicial PGOU seguiría siendo notable, puesto albergaría unas 2.500 viviendas, el 60 por ciento de VPO. El área productiva son 67 hectáreas a ambas márgenes de la A-8008, hasta la Rivera de Huelva.

El resto de terreno que se pretendía poner en carga inicialmente con el PGOU quedará como "no sectorizado", lo que implica que a la larga se podrá construir en él, aunque cuando esté hecho todo lo demás y la Junta lo apruebe. El edil confía en que no se vean afectados los convenios firmados con los propietarios del suelo.

En la nueva propuesta de PGOU se mantiene la ciudad deportiva de seis hectáreas detrás del campo de fútbol y la regularización de las parcelas de El Hoyón y El Bellotal. Las zonas verdes aumentan un 120 por ciento, incluyendo la orilla del río Guadalquivir. Se reserva suelo para una nueva subestación eléctrica y para carriles bici en los nuevos viarios. La inversión en equipamientos e infraestructuras se calcula en 16,6 millones de euros frente a los 130 de la anterior propuesta. Agüera espera que, después de cuatro años de trámite, la Junta pueda aprobarlo definitivamente la próxima primavera y que el PSOE lo respalde en el Pleno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios