Senderismo en Sevilla Ruta del Arroyo de las Cañas, en el Pedroso

Un sendero sencillo, muy bien marcado e ideal para hacerlo en familia. Se trata de una ruta circular de unos 12 kilómetros que comienza y acaba en El Pedroso, siendo el Arroyo de las Cañas su protagonista.

El camino parte desde la calle Carretera de Cazalla (C-433), justo en el límite suroeste de la localidad. Habrá varias señales bastante grandes que indicarán por donde ir. La pista parte justo delante de un establecimiento llamado Bar Triana. Tras abandonar la carretera comenzamos a avanzar entre las últimas casas de El Pedroso y nos internamos en la bella dehesa de la Sierra Norte sevillana.

La ruta cuenta con tres tramos bastante diferenciados:

El primero, de unos 4 kilómetros, va desde el pueblo hasta el arroyo por una pista de tierra muy ancha y sin complicaciones. Tras pasar por dos pasos canadienses, llegamos a un giro a la derecha muy abrupto, pero muy bien marcado.

El objetivo es llegar al Arroyo de las Cañas El objetivo es llegar al Arroyo de las Cañas

El objetivo es llegar al Arroyo de las Cañas / Emilio J. De los Santos

La segunda parte es la más interesante, ya que iremos siguiendo el curso del agua casi todo el rato. En dos ocasiones toca cruzar el arroyo. El camino se hace más serpenteante en esta zona y el perfil empieza a subir y bajar suavemente. Es una zona muy hermosa con mucha sombra y casi siempre acompañados por el ganado porcino que se cría en estas fincas.

Uno de los tramos del recorrido, entre las sombras de la dehesa. Uno de los tramos del recorrido, entre las sombras de la dehesa.

Uno de los tramos del recorrido, entre las sombras de la dehesa. / Emilio J. De los Santos

Tras el segundo cruce al arroyo, atravesamos una cancela y conectamos con el cordel de Cantillana-El Pedroso, que discurre por un paisaje más abierto y con menos árboles. Tras la variedad de los kilómetros previos, esto se puede hacer más monótono. Finalmente, volvemos a encontrarnos con la carretera C-433 que nos aproximará a la Ermita de Nuestra Señora del Espino, donde podremos entrar a visitarla y poner fin a la excursión.

En resumen se trata de un camino cuyo valor principal es la dehesa que atraviesa. El primer y tercer tramo pueden resultar algo aburridos, pero los kilómetros en los que acompañamos el Arroyo de las Cañas merecen la pena. Lo dicho, un paseo tranquilo y agradable de unas 3-4 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios