Provincia

Salud descarta que haya afección entre los vecinos por malos olores

  • La junta de seguridad constata que la peste desapareció en noviembre y cerca el foco en un radio de 150 metros

Operarios realizando pruebas en la barriada del Guadalquivir. Operarios realizando pruebas en la barriada del Guadalquivir.

Operarios realizando pruebas en la barriada del Guadalquivir. / D.S

El informe elaborado por la Dirección General de Salud Pública sobre los episodios de malos olores sufridos por los vecinos de la barriada Guadalquivir de Coria del Río descarta que puedan provocar afecciones entre las personas, aunque el Ayuntamiento ha pedido nuevas pruebas, en esta ocasión al Instituto de Toxicología. Así lo afirmó ayer el alcalde, Modesto González, que presidió una nueva reunión de la junta local de seguridad para seguir coordinando las actuaciones en relación con los gases que han estado emanando a la citada barriada, y analizar la evolución de las actuaciones realizadas en los últimos meses.

La puesta en común de los resultados de las medidas adoptadas por el Ayuntamiento, Emasesa, Aljarafesa, la Agencia de Medio Ambiente, la Consejería de Salud y la Universidad de Sevilla, así como del resto de administraciones y cuerpos de seguridad implicados en las investigaciones, "van a permitir seguir avanzando en la solución del problema", dijo el regidor.

En la reunión se constató que no existen olores desde noviembre de 2017 y que hay mecanismos de mitigación de los gases que ya han sido probados, como son los sellos hidráulicos en el emisario de Aljarafesa, que evitarán futuras molestias a los vecinos en caso de que volviesen a repuntar. Para ello, Emasesa va a construir de inmediato un sello hidráulico permanente, en la conexión del emisario con la red de alcantarillado de la barriada.

Sobre el informe de la Dirección General de Salud Pública, señaló que descarta definitivamente cualquier afección para los vecinos, pero "de cualquier forma, y para mayor garantía, el Ayuntamiento ha mantenido una reunión con la Fiscalía, solicitándole la actuación del Instituto de Toxicología para que constate esta misma conclusión: la falta de peligrosidad para la salud de los vecinos".

Desde el pasado mes de noviembre, Emasesa, Ayuntamiento de Coria del Río, Consejería de Medio Ambiente y la Universidad de Sevilla, han llevado de forma coordinada pruebas a través de una unidad móvil, análisis de catas de terreno, instalación de acumuladores en el emisario de Aljarafesa y otras medidas que han concluido en que el origen de los gases se encuentra fuera de la barriada Guadalquivir y que éstos son transportados hasta ella a través del emisario desde un foco externo.

El alcalde subrayó que la coordinación entre las administraciones está funcionando y se sigue trabajando sin descanso como desde el primer día, aunque la enorme complejidad del problema "está llevando más tiempo del que a todos nos gustaría para su resolución", explicando que ha conllevado múltiples ensayos, pruebas, analíticas y descartes de todo tipo de hipótesis.

Por tanto, "todas las investigaciones y actuaciones siguen centradas en encontrar el foco de origen y la causa que provocaron los olores. Evidentemente las investigaciones evolucionan y avanzan y el cerco se va estrechando sobre una hipótesis concreta, pero debido a que el asunto está en manos de la Fiscalía, aún no es posible la difusión de las mismas, pues se ha exigido la máxima prudencia no pudiéndose ofrecer más detalles hasta tener una certeza absoluta de la causa y el origen", explicó el alcalde.

González quiso transmitir "un mensaje de tranquilidad y esperanza, en el sentido de que "no se va a parar hasta encontrar la causa y resolvamos el asunto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios