Coronavirus en Sevilla

Sin piscina municipal por no poder cumplir con las medidas de prevención

  • Carrión, Guadalcanal, La Puebla de los Infantes o El Palmar de Troya han confirmado que no abrirán sus instalaciones

  • Aducen que aplicar todas las normas lo hacen inviable y que han antepuesto la seguridad frente al Covid-19

La piscina municipal de Guadalcanal, que no abriá este verano, en una imagen del Ayuntamiento del municipio. La piscina municipal de Guadalcanal, que no abriá este verano, en una imagen del Ayuntamiento del municipio.

La piscina municipal de Guadalcanal, que no abriá este verano, en una imagen del Ayuntamiento del municipio. / A. G.

Varios pequeños ayuntamientos sevillanos, con recursos limitados para poder cumplir con garantías las medidas de prevención y control que se han fijado para evitar el contagio del Covid-19 en piscinas, han anunciado ya que no abrirán sus instalaciones públicas durante este verano.

Lo han confirmado Carrión de los Céspedes, El Palmar de Troya y, en la Sierra Norte, Guadalcanal y La Puebla de los Infantes, los tres últimos sin casos de Covid-19 confirmados de forma oficial, pero cuyos responsables coinciden en que ha sido una decisión difícil de tomar, que son conscientes de su "impopularidad" y en que se ha puesto por delante la seguridad de los vecinos, a los que se pide "comprensión".

En El Palmar de Troya, la decisión fue tomada y comunicada el miércoles, "en vistas de la situación sanitaria, aún pendiente de evolución, de los posibles riesgos y la situación económica que atraviesa nuestra sociedad", según se recoge en el escrito en el que el gobierno local incide en que se ha antepuesto "la salud de los vecinos ante cualquier riesgo".

Además, se subraya que el público mayoritario en la piscina es infantil, más difícil de controlar a la hora de seguir las medidas de distanciamiento social y prevención, muy metódicas. El ahorro de una infraestructura siempre costosa, se destinará a fines sociales o planes de empleo.

En Guadalcanal, los motivos que se aducen son las medidas que hay que tomar pese a todo, como la distancia mínima de seguridad de dos metros entre personas incluso dentro del agua, la desinfección constante, el "evitar zonas comunes", el uso obligatorio de gafas en el baño, el aforo limitado al 30%, además del cambio de agua al menos una vez durante la temporada. 

"Hace que no nos encontremos en las condiciones idóneas para garantizar la seguridad", señala el alcalde, Manuel Casaus, en el escrito que ha dirigido a sus vecinos, en el que insiste en que "hemos optado por la prudencia en beneficio de todos" con el objetivo de "seguir siendo un pueblo libre del virus".

En la misma comarca de la Sierra Morena de Sevilla, también ha confirmado que este verano no funcionará la piscina el Ayuntamiento de La Puebla de los Infantes, porque "no puede garantizar la seguridad de los usuarios".

En el escrito en el que se comunica, el alcalde, José María Rodríguez, consciente de que es una medida "bastante impopular", subraya que se han intentando buscar soluciones para abrir "cumpliendo con la normativa establecida", pero ninguna daba la "certeza y tranquilidad necesarias en este momento", a la vez que insiste en que "existe el riesgo de contagio" y la seguridad de los vecinos es lo más importante.

El Ayuntamiento de Carrión de los Céspedes, en el Aljarafe, es otro de los que han corroborado que no habrá temporada de piscina municipal este verano, cuando el "primer objetivo" debe ser "preservar la salud" y es posible que se baje la guardia en la desescalada.

Según los cálculos que se han hecho, con las medidas de control de aforo las instalaciones funcionarán a entre el 30 y el 50% de sus capacidad y se podrían quedar fuera muchas de las personas con abono.

A ello se une que en el entorno de las instalaciones podrían coincidir usuarios y trabajadores de una obra de cerramiento total del polideportivo que, por los plazos previstos, se ejecutará este verano, complicándolo todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios