Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Provincia

Se acabaron las angulas

  • La Junta prohibirá por decreto la pesca de crías de anguila europea durante los próximos diez años para recuperar la especie en la cuenca del Guadalquivir

La Consejería de Medio Ambiente aprobará en los próximos meses un decreto para la regulación de la pesca y demás actividades piscícolas relacionadas con la anguila europea (Anguilla anguila) en cualquiera de sus fases de desarrollo, entre las que se encuentra la inicial, cuando es conocida como angula. El decreto prohibirá la captura de estos ejemplares, que migran desde los ríos al mar abierto, durante los próximos diez años a la vista de que en la Cuenca del Guadalquivir la población se ha reducido en un 98% y que la superficie de su hábitat lo ha hecho en un 88%.

Según reza en la exposición de motivos del decreto, al que ha tenido acceso esta redacción, la anguila europea ha sufrido un extraordinario y rápido declive en toda su área de distribución desde 1980. "La situación es tan delicada que en la reciente actualización del año 2008 de las categorías de conservación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza se clasifica a la especie como en peligro crítico", fuera de los límites de seguridad biológica.

Dos son las causas que explican este declive: marinas y continentales. Entre las primeras se encuentra una alteración de las corrientes marinas debido al cambio climático, lo cual afecta a la migración de los ejemplares hacia las costas europeas; entre las segundas está la excesiva presión pesquera y la existencia de múltiples obstáculos en los cauces que impiden a las angulas alcanzar sus hábitats de crecimiento.

La actividad de la pesca de angulas se desarrolla en una zona ecológicamente muy sensible de aguas salobres, la denominada zona de cría y engorde del Bajo Guadalquivir, cuya macrofauna está compuesta por 134 especies (43 de peces y 72 de invertebrados), muchas de las cuales pasan a engrosar los caladeros del Golfo de Cádiz en su fase adulta.

Dado que la pesca de angula se realiza necesariamente con una red muy fina, de 1 milímetro de luz de malla, todas las especies que cohabitan con la angula en el estuario caen igualmente en las redes anguleras. Por este motivo, por las zonas de pesca y por las embarcaciones que se utilizan -una suerte de balsas muy precarias e inestables- el sector que se ha dedicado a la captura de la angula se encuentra en situación irregular y es difícilmente legalizable, aunque el decreto no descarta que la Junta compense a los pescadores por la orden de prohibición.

La mayoría de los ejemplares que se consumen en Andalucía proceden de otras comunidades, como Galicia y Asturias. Un restaurador especialista en Sevilla, Antonio Nogueira, propietario junto a su hermano José del restaurante La Isla -calle Arfe, 25- importa las angulas de Salvatierra de Miño (Pontevedra) a 650 euros el kilo, aunque en ocasiones el precio de este manjar ha alcanzado los 900 euros. Nogueira llegó a pescar en su juventid angulas en el Guadalquivir. "Hacía falta toda una noche para sacar 100 gramos, pero eran de lomo blanco; las de Galicia", aclara, "son de lomo gris, que son las buenas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios