utrera

El alcalde confía en que la segregación como ayuntamiento se produzca a lo largo de 2018

Juan Carlos González, alcalde de El Palmar de Troya (un núcleo de población reconocido desde hace años como Entidad Local Autónoma, ELA), confía en que la segregación definitiva como ayuntamiento independiente se pueda materializar a lo largo de 2018, es decir, antes de las próximas elecciones municipales, que se celebran en 2019.

Según recordó, todos los informes que se han tenido que emitir hasta ahora sobre el expediente de segregación que se tramita han sido positivos. Uno de los últimos fue sobre el coste de los servicios públicos que ya prestan en su mayoría y que elaboró la Diputación Provincial de Sevilla. "Podemos asumirlos todos", insistió González, quien recordó que, aunque el Gobierno central debe emitir un informe al respecto, éste no es vinculante. La segregación debe aprobarse en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.

Precisamente, el pasado martes 9 de mayo técnicos de Cartografía de la Administración autonómica visitaron la zona, para marcar las georreferencias y delimitar el futuro término municipal de El Palmar de Troya. Según está recogido en el expediente de segregación, éste contará con unas 5.800 hectáreas.

Con unos 2.500 vecinos empadronados en la actualidad, el poblado de El Palmar de Troya se ubica a unos 14 kilómetros de su ayuntamiento matriz, Utrera, en cuyo pleno municipal ha habido hasta ahora cierto consenso político a la hora de impulsar la independencia de esta pedanía.

Tal y como está el padrón de población en la actualidad (52.674), ello no supondría ya que Utrera quedara por debajo de la horquilla de los 50.000 habitantes, una cifra importante para la financiación del municipio. Era uno de los hechos que, hasta hace poco, habían sembrado algunas dudas sobre el proceso, que debe superar también las reticencias del Gobierno central a la creación de nuevas administraciones locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios