Betis Heliópolis, vuelta a un bucle

  • El Betis actual firma un primer cuarto de Liga casi similar al de sus dos últimos descensos

  • El foco del debate, en la débil figura de Rubi y en la planificación deportiva de Haro y Catalán

  • La ausencia de un 'faro' en el plano deportivo, otro aspecto evidente en el club de la Palmera

Serra Ferrer, Ángel Haro y López Catalán, en la presentación del balear como vicepresidente deportivo. Serra Ferrer, Ángel Haro y López Catalán, en la presentación del balear como vicepresidente deportivo.

Serra Ferrer, Ángel Haro y López Catalán, en la presentación del balear como vicepresidente deportivo. / Antonio Pizarro (Sevilla)

El Betis, cumplido el primer cuarto de Liga, llega en puestos de descenso, con la figura del entrenador, Rubi, muy cuestionada y con poca fuerza en estos momentos. Y con la gestión deportiva del club que presiden los consejeros delegados Ángel Haro y José Miguel López Catalán mirada con lupa fruto de una planificación que tras nueve jornadas se refleja en la tabla con 9 puntos en el decimoctavo puesto. Sensaciones negativas que se corroboran en números que en estos momentos son parecidos a los que el cuadro verdiblanco firmó en sus dos últimos descensos, de ahí la enorme preocupación y nerviosismo que existe en el club de Heliópolis por la situación actual.

En la temporada 13-14, la del descenso de los 25 puntos, el Betis llevaba 8 puntos y era decimoquinto en la clasificación disputadas las primeras nueve jornadas, y en el descenso anterior, el de la campaña 2008-09, el cuadro verdiblanco era decimosexto también con 8 puntos. Ahora, un punto más que en aquellas dos horribles campañas pero ocupando puesto de pérdida de la categoría. Guarismos negativos para un análisis con dos prismas en el enfoque, lo institucional y lo deportivo.

Rubi y la planificación

Buscaba el Betis tras la salida de Quique Setién un técnico que le diera continuidad al estilo, pero la realidad ha sido bien distinta, ya que el ideario deportivo del cantábro y el de Rubi son distintos. Partiendo de ahí cabe la reflexión de si la plantilla actual está confeccionada con perfiles de futbolistas para lo que pretende el preparador catalán. La inversión mayor fue en Borja Iglesias y Fekir, se cubrió el puesto de lateral izquierdo, pero el centro del campo quedó huérfano con carencias de sobra sabidas en el puesto de pivote y sin futbolistas que aprieten y recuperen balones. En definitiva, físico y músculo, sin obviar la pérdida de nivel en la portería.

Catalán y Alexis posan con Pedraza. Catalán y Alexis posan con Pedraza.

Catalán y Alexis posan con Pedraza. / Antonio Pizarro (Sevilla)

En la coctelera también hay otros ingredientes, como el hecho de que Rubi no haya dado con la tecla y no se vea mano de entrenador, aunque también el de Vilasar de Mar, que apunta a ser un esclavo del contexto actual en el que acabará siendo una víctima más, heredó un equipo aburguesado, sin conceptos defensivos durante dos temporadas, sin saber protegerse en el balón parado y que ha pasado de defender con la pelota a tener que correr al espacio. Todo esto da como resultado que el Betis sea en estos momentos el equipo más batido de Primera División (19 goles) y que jugadores importantes como Bartra o Canales, entre otros, hayan pegado un bajón en su rendimiento y estén muy lejos de su mejor versión, mientras que otros, como Loren, que el año pasado no contaron con la confianza del técnico cántabro, estén ahora en un gran momento por el hecho de que sí la están teniendo.

Sin referente

El proyecto de Haro y Catalán ha hecho al Betis crecer en infraestructuras y tiene todo el reconocimiento: Gol Sur, la televisión, futura ciudad deportiva. Pero en lo fundamental en un club de fútbol, lo deportivo, sólo ha funcionado cuando ha contado con la figura de Lorenzo Serra Ferrer, que llegó como baza para ganar aquella famosa junta electoral. Incluso, el presidente de la entidad verdiblanca reconocía con valentía y en un gran gesto, en los medios oficiales, la carencia de conocimiento futbolístico del consejo de administración tras dar a conocer la llegada del balear hace dos años: "Es una noticia ilusionante que nos tiene que congratular a todos los béticos. Hablamos de un referente, del mejor entrenador que hemos tenido en nuestra historia y que nos ha hecho disfrutar mucho. Se incorpora para reforzar el área deportiva del órgano de administración. Hablábamos de que hacía falta beticismo, conocimientos del fútbol y los vamos a tener". Ahora, dos años después, ya sin Serra en el club, la mediocridad ha vuelto a aparecer, y así lo muestran los números actualmente.

Los números de Serra en el Betis sin HyC son los siguientes (datos de @BetisStats): 116 victorias (44,1%), 84 empates (31,9%) y 63 derrotas (24%). Los datos de Serra más HyC son 39 victorias (41,5%), 22 empates (23,4%) y 33 derrotas (35,1%); mientras que los guarismos de HyC sin Serra son 24 victorias (27,6%), 23 empates (26,4%) y 40 derrotas (46%). Es decir, la diferencia y la importancia entre contar o no con el de Sa Pobla queda es más que evidente. Al margen de los datos, el Betis transmite la sensación de ser un club descabezado en lo deportivo, sin ese referente que sepa gestionar épocas de crisis de resultados como la que atraviesa ahora el cuadro verdiblanco, además de poseer el conocimiento futbolístico necesario para tomar decisiones correctas. Todo lo contrario a la situación actual, donde las decisiones en el plano deportivo no son las idóneas fruto de una falta importante de sabiduría futbolística.

Otro hecho importante que dejó la resaca de lo sucedido en San Sebastián tuvo que ver con la no presencia ni de Haro ni de Catalán en el palco del Reale Arena, lo que hace que esa sensación de entidad huérfana de representación en los partidos vaya 'in crescendo'.

Futuro

Rubi, salvo sorpresa, se sentará en el banquillo del Betis en la cita del próximo domingo en Granada, aunque en la entidad de la Palmera también rastrean, como pasa en este tipo de situaciones en un club de fútbol, el mercado de entrenadores por si llega el momento de tomar una decisión sobre el futuro del catalán.

Rubi dialoga con sus futbolistas en un entrenamiento. Rubi dialoga con sus futbolistas en un entrenamiento.

Rubi dialoga con sus futbolistas en un entrenamiento. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Granada, Celta, Real Madrid y Sevilla serán los rivales del cuadro heliopolitano antes del tercer parón de Liga. Un calendario complicado ante el que está llamado a reaccionar un Betis actual cuya situación parece no terminar de salir de un bucle continuo en donde el crecimiento deportivo sigue por debajo por culpa de una línea irregular y mediocre de resultados que evidencia un grave problema de sapiencia futbolera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios