Real Betis

Europa exige una mutación

  • El Betis no ha enlazado dos victorias en la segunda vuelta y ahora necesita casi un pleno en seis jornadas 

  • Tres triunfos y tres empates, la mejor racha en la Liga

Quique Setién pisa el balón en un entrenamiento. Quique Setién pisa el balón en un entrenamiento.

Quique Setién pisa el balón en un entrenamiento. / Antonio Pizarro

Más allá de los debates sobre el estilo o las alineaciones, con sus defensores o detractores según el gusto de cada cual, el gran problema del Betis de Quique Setién en esta segunda vuelta del campeonato aparece en su irregularidad tanto en el juego como en los resultados. Incapaz de enlazar dos triunfos seguidos, pero tampoco dos derrotas, los verdiblancos vienen haciendo la goma en la clasificación, sin descolgarse de una lucha por Europa para la que ahora sí necesitarían un cambio radical de dinámica.

Sumar casi un pleno de victorias se antoja necesario para que alcance al menos esa séptima plaza que ahora mismo otorga la posibilidad de competir por el continente el próximo año. 56,9 puntos es la media que se ha necesitado en las ocho últimas temporadas para ocupar ese séptimo lugar en la clasificación, por lo que los verdiblancos estarían obligados a sumar 14 de los 18 puntos que estarán en juego en este sprint final de la Liga.

Entre los 63 puntos que consiguió el Athletic en la temporada 2016-17 para finalizar séptimo y los 52 que necesitó el Sevilla un año antes se mueven los registros históricos que los verdiblancos deberían alcanzar para volver a competir en Europa.

Cinco victorias –Girona, Atlético, Valladolid, Celta y Villarreal–, dos empates –Alavés y Rayo– y seis derrotas –Athletic, Leganés, Getafe, Barcelona, Real Sociedad y Sevilla– acumulan los verdiblancos en las 13 jornadas que se han disputado en la segunda vuelta, en las que el Betis ha pasado de la séptima posición que ocupaba al finalizar el primer parcial del campeonato con 26 puntos a la novena en la que aparece ahora a tres puntos del Athletic, el equipo que marca esa zona europea.

En la actual campaña, el Betis de Setién ya estuvo seis jornadas sin conocer la derrota, entre las jornadas segunda y séptima, aunque entonces sumó 12 puntos repartidos en tres victorias y tres empates que lo hicieron ascender a la quinta plaza. En ese tramo del campeonato, los heliopolitano empataron en Mendizorroza ante el Alavés (0-0), le ganaron al Sevilla (1-0), volvieron a igualar ante Valencia (0-0) y Athletic (2-2), y superaron a Girona (0-1) y Leganés (1-0), con lo que sumaron esa docena de puntos, una cantidad que ahora dejaría a los verdiblancos pendiente de los resultados de sus rivales.

La segunda mejor racha de resultados de esta temporada llegó entre las jornadas decimocuarta y decimosexta, cuando el Betis sumó tres triunfos seguidos. Los verdiblancos derrotaron a Real Sociedad (1-0), Rayo Vallecano (2-0) y Espanyol (1-3), nueve puntos consecutivos que lo auparon a la quinta plaza. Eso sí, los de Setién enlazaron después otras tres jornadas sin ganar, con un empate y dos derrotas –Eibar, Huesca y Real Madrid–, que lo hicieron finalizar la primera vuelta en la antes mencionada séptima plaza.

El precedente al que se aferran Setién y su cuerpo técnico para apuntar con optimismo a esa posibilidad europea se produjo la pasada temporada. Los verdiblancos igualaron su mejor racha histórica de victorias con seis triunfos consecutivos ante Alavés (1-3), Espanyol (3-0), Getafe (0-1), Eibar (2-0), Girona (0-1) y Las Palmas (1-0), entre las jornadas vigésima octava y trigésima tercera, con lo que pasaron de la décima posición, con 37 puntos, a la quinta, con 55, dejando prácticamente atada su clasificación para la Liga Europa.

Esa racha positiva del pasado año es la que los verdiblancos deben imitar ahora para cumplir con el objetivo de clasificarse para Europa, aunque las sensaciones en la segunda vuelta no hayan sido las mejores y la derrota en el derbi incluso aumente las dudas en torno al equipo. La dinámica del Betis en esta campaña ha estado llena de toboganes, con la irregularidad como principal cualidad de un equipo que no se ha mostrado fiable y que ahora requiere de una mutación completa para recuperar el optimismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios