Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Betis Examen a la confianza

  • "Necesitamos esa victoria que nos dé impulso", dice Rubi antes de la visita a Mestalla

  • "No miro mi situación", afirma sobre su continuidad en el banquillo

Rubi dialoga con Fekir en el entrenamiento de ayer. Rubi dialoga con Fekir en el entrenamiento de ayer.

Rubi dialoga con Fekir en el entrenamiento de ayer. / Antonio Pizarro

No está siendo una semana sencilla en Heliópolis. El inesperado tropiezo ante el Mallorca ha devuelto las dudas sobre Rubi, aunque el técnico asegura que no mira su situación personal. "Necesitamos esa victoria que nos dé impulso", indicó el entrenador, que sólo ha sumado un triunfo en las nueve últimas jornadas. Nadie se ha pronunciado en el Betis esta semana sobre la situación del equipo y del banquillo. Si el presidente, Ángel Haro, compareció en público antes del duelo ante el Leganés, y la pasada semana acudió al entrenamiento junto al vicepresidente, José Miguel López Catalán, y otros empleados del club, los mensajes se han quedado de puertas adentro antes de la cita en Mestalla.

Las reuniones en la entidad verdiblanca han sido continuas. Nadie esperaba hace poco más de un mes, cuando se le ganó con autoridad a la Real Sociedad, que el equipo iba a experimentar esta caída, que ha puesto de nuevo al técnico en la picota. Aunque en el club se venía trabajando en un escenario para la próxima temporada, una derrota en Mestalla dejaría el crédito de Rubi bajo mínimos y con escasos apoyos dentro del consejo.

"Sinceramente, no lo pienso así. Sólo pienso en trabajar al máximo, en conseguir esa victoria que nos dé impulso, independientemente del juego. Necesitamos ganar, no miro mi situación personal. Me siento bien acompañado por todos los estamentos del club, sólo me preocupa el Betis y ganar este partido", comentó Rubi cuando ayer se lo cuestionó ante una posible destitución en caso de derrota. "Peor lo pasé al principio, cuando estuvimos en una situación delicada en la que el equipo no acababa de responder a lo que queríamos. Ahora no tengo esa sensación. No me siento como si todo lo que estuviera haciendo esté mal. Sé que podríamos estar en una situación mejor teniendo un pelín más de acierto o fortuna. El equipo está mereciendo recoger frutos y los va a acabar recogiendo. Queremos pulir esos detalles que nos faltan para ganar y poder acabar la temporada dignamente, con sensaciones de ser un equipo sólido y que sabe a lo que juega", añadió el preparador catalán.

Rubi observa a sus jugadores. Rubi observa a sus jugadores.

Rubi observa a sus jugadores. / Antonio Pizarro

No se ve Rubi fuera del Betis y tampoco le preocupan los rumores sobre otros entrenadores. "Estoy en un gran club, es normal que salgan informaciones. Vivo el día a día con mis futbolistas y la gente del club que me muestran que estamos en la buena línea. No noto una falta de confianza. Cada vez estoy más curtido para no darle tanta importancia. Si no se le gana al Valencia se va a seguir hablando. Soy el entrenador del Betis y al equipo le está costando pelear por Europa, tengo que convivir con ello", afirmó el técnico. "El entrenador que mira a más de pocas semanas sabe que está mirando con fantasía o ilusión. Esto cambia para bien o para mal en cualquier momento. La ilusión la tengo al 3.000%, ojalá no sean tres años y sí muchos más. Estoy encantadísimo aquí y ojalá pueda estar mucho tiempo", apostilló el técnico.

Sobre el estado del vestuario, Rubi indicó que ve al equipo implicado. "Llegamos bien, aunque estamos muy dolidos por diferentes motivos. El equipo no me muestra ni que tira la toalla ni que no tiene ganas de competir. El escudo pesa mucho y nos empuja. No nos permite desfallecer lo más mínimo", aseguró el catalán, que también lanzó un mensaje para los aficionados: "Vamos a pelear a muerte, y el que no pelee no va a participar, aunque no detecto esa situación. A veces se consiguen cosas en el último momento y hay que apurarlas. A todos los equipos les cuesta ganar. El compromiso va a ser el 100% y nos vamos a dejar el alma".

Aunque Rubi todavía hablase de Europa como objetivo, la mala racha de resultados ha provocado que el Betis esté ahora mismo más cerca del descenso que de la sexta plaza, lo que ha generado inquietud en el entorno, pero no en el cuerpo técnico. "Te hablo con la cabeza y el corazón, para mí es imposible. El nivel que está dando el equipo... Es difícil ganarle al Betis hoy en día. Perder ocho puntos más goal average... El equipo tiene nivel para dar más, pero con lo que está dando le da para salvar la categoría tranquilamente. En la primera vuelta hicimos cuatro puntos en los tres partidos que vienen ahora. No vamos a sufrir por la permanencia, no se me pasa por la cabeza", aseguró el preparador verdiblanco, que lanzó ese mensaje de confianza en un futuro que pasa primero por Mestalla: "No hay partido fácil, así lo hemos dicho todo el año, y no lo será jugar ante el Valencia. En casa no han perdido y tiene buena plantilla. Necesitamos victorias y hay que ir a por ella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios