Real Betis- Real Madrid | Uno por uno

Sólo fluye cuando se desata

  • El Betis mejora cuando Lo Celso y Canales generan los espacios

Bartra se encara con Vinicius. Bartra se encara con Vinicius.

Bartra se encara con Vinicius. / Antonio Pizarro

Se marchó frustrado el Betis por ese postrero gol de Dani Ceballos que dio el triunfo al Real Madrid, un golpetazo a los verdiblancos, que habían mejorado tras el descanso gracias a la movilidad de Lo Celso y Canales, que interpretaron el juego mejor que al inicio. Tras igualar el marcador, el Betis sí creyó en la posibilidad de la remontada, pero se encontró ese libre directo de su canterano que lo envió a la lona.

Quique Setién mantuvo el esquema con cuatro defensas que ya emplease en la Copa del Rey, con la única novedad en el once de la entrada de Pau López. Pero el Betis salió esta vez más encorsetado, con excesiva rigidez en el posicionamiento de su medular y con Lo Celso más cerca de William Carvalho, lo que unido a la presión madridista provocó dificultades en la salida de balón que fueron aprovechadas por el Madrid para generar el gol y otras ocasiones.

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

Los retoques tras el descanso, con mayor libertad para Lo Celso y Canales generaron espacios y que el Betis, que también presionó con más orden en campo rival, encerrase al Madrid, que ya apenas salió de su territorio.

Defensa

Como ya pasara ante la Real, cada pelota perdida por los verdiblancos significaba una transición del rival, que, además del gol, acumuló hasta cinco contragolpes entre los minutos 30 y 37, en los que pudo ampliar el marcador.

El cambio de posicionamiento en la medular y una presión más efectiva ayudaron a la zaga, que vivió con más comodidad la segunda parte, pese a la derrota final.

Ataque

Aunque aglutinó la posesión desde el inicio, al Betis le costó generar peligro y su primer remate llegó en el minuto 42, en una falta enviada fuera por Canales. La dificultad para romper la presión madridista ahogó al Betis, que tampoco supo encontrar los espacios para romper la muralla madridista.

El panorama cambió tras el descanso. Si el Madrid retrasó sus líneas, el Betis también leyó mejor el juego. Lo Celso, más cerca de sus socios ofensivos, sí se convirtió en el faro, bien acompañado por Canales, el más activo en sus intentos ante la portería contraria.

Ese buen juego por dentro también llegó acompañado por los laterales, sobre todo de un Barragán al que únicamente le faltó un punto de precisión en algunos de sus centros desde la línea de fondo. La posterior entrada de Tello abrió el campo también por la izquierda, una circunstancia que tampoco fue aprovechada para crear oportunidades.

Virtudes

La capacidad para adueñarse de la pelota y generar superioridad por dentro y por fuera desde el minuto 37.

Talón de Aquiles

Demasiadas imprecisiones que permitieron que el Real Madrid corriera; la mala colocación de Pau López en la falta del 1-2.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios