Betis - Real Sociedad La Real inicia el mes de la verdad

  • El objetivo europeo obliga a ganar en el arranque de la segunda vuelta que empieza ante los donostiarras

  • El duelo de la primera vuelta fue el punto de inflexión para Rubi

  • El Betis acudirá al TAD por Fekir

Rubi, atento a sus jugadores antes de iniciar el entrenamiento. Rubi, atento a sus jugadores antes de iniciar el entrenamiento.

Rubi, atento a sus jugadores antes de iniciar el entrenamiento. / Juan Carlos Muñoz

Tras el paréntesis copero del pasado fin de semana, la Liga regresa este domingo para el Betis con un duelo de altura ante la Real Sociedad, una de las revelaciones del campeonato. Los heliopolitanos, tras una mediocre primera vuelta del torneo liguero, inician el segundo tramo con la obligación de sumar de tres en tres para acercarse al objetivo europeo.

El duelo ante el cuadro donostiarra será el pistoletazo de salida a un mes clave en las aspiraciones verdiblancas. La mejoría experimentada en la recta final de 2019 ha sido insuficiente para que el Betis se acerque a la zona europea, de ahí que los de Rubi se vean obligados ahora a afrontar cada duelo como si de una final se tratase. La Real, que suma más puntos como visitante que como local en esta Liga, marca la frontera europea, al ocupar la quinta plaza con 31 puntos, los mismos que suma el Valencia, sexto clasificado, de ahí que sea un rival directo para los verdiblancos.

Tras caer derrotado en el Reale Arena por 3-1, el Betis, además, se jugará el goal average particular con los donostiarras, una circunstancia que también podría jugar un papel importante cuando finalice el campeonato allá por el mes de mayo. Aquel mediodía en San Sebastián, el cuadro verdiblanco firmó uno de sus peores encuentros, pese a que se adelantó en el marcador gracias a un tanto de Loren. La posterior reacción realista acabó minimizando a los béticos, que regresaron a Sevilla llenos de dudas y con el entrenador en el alambre.

"Tras el partido de Anoeta fue una semana de muchas horas con charlas colectivas e individuales en la que concluimos que así no podíamos seguir. Pensábamos que se podía hacer mucho mejor, los jugadores hicieron su autocrítica y nosotros como técnicos y a partir de ahí hicieron sus valoraciones para ayudar al conjunto. Se puede decir que nos dejamos de tonterías y fuimos al 100%. Fue la semana del cambio", reconoció el propio entrenador verdiblanco el pasado mes de diciembre, una vez que el equipo bético dejó atrás su peor crisis de resultados.

Ahora, once partidos después aunque ya en la segunda vuelta, el duelo ante la Real también se antoja como un punto de inflexión para la temporada en una semana que, además de tener el duelo copero ante el Rayo, finaliza con la visita al Coliseum Alfonso Pérez para medir al Betis con el Getafe, otro de los aspirantes a la zona europea. La visita al cuadro azulón será la primera de las dos consecutivas que afrontarán los heliopolitanos, que siete días después acudirán a Ipurua para enfrentarse al Eibar de José Luis Mendilibar, otro rival que no se le suele dar bien a los verdiblancos en su estadio.

Guido Rodríguez, ayer en su primer entrenamiento en el Benito Villamarín. Guido Rodríguez, ayer en su primer entrenamiento en el Benito Villamarín.

Guido Rodríguez, ayer en su primer entrenamiento en el Benito Villamarín. / Juan Carlos Muñoz

"Llegamos en un momento bueno, tanto a nivel asociativo como táctico. El equipo entiende lo que quiere Rubi y a nivel individual se ha subido también el rendimiento. Eso da confianza para la segunda vuelta. Estamos muy a tiempo de engancharnos, ojalá podamos enlazar dos victorias seguidas o tres, y nos meteremos de lleno para pelear por el objetivo del inicio de temporada", aseguró ayer Guardado en los medios oficiales del club, donde insistió en ese mensaje de tener que ganar a la Real: "Con dos victorias seguidas o tres te vuelves a meter ahí. Este mes es importantísimo de cara a los objetivos que tenemos; si ganamos, llegaremos al final con todas las opciones. Tenemos plantilla para estar más arriba y queremos estar lo antes posible".

El mes de la montaña finaliza para el Betis recibiendo al Barcelona, un duelo siempre esperado por los aficionados y que ahora tendrá el morbo añadido del regreso de Quique Setién al Benito Villamarín.A todo este empinado calendario se une también la Copa del Rey. Tras eliminar a Atlético Antonio y Club Portugalete, dos equipos de Tercera, el Betis se medirá el próximo jueves al Rayo Vallecano en Vallecas en los dieciseisavos de final. Ese duelo ante un Segunda ya se vislumbra más igualado que las dos primeras rondas y, en el caso de obtener un triunfo, los verdiblancos volverían a los octavos de final, que se disputan una semana más tarde también a partido único, lo que cargaría todavía más el horizonte verdiblanco.

"Tenemos una espinita desde el año pasado con la Copa del Rey y ojalá este año podamos dar un pasito más", aseguró Guardado sobre el torneo copero, otro elemento más de este mes de la verdad para el Betis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios