Real Betis Cumplido el primer deseo

  • El Betis hace oficial la incorporación de Carles Aleñá, al que el Barcelona le cede hasta final de campaña

  • “Muy feliz de ser uno más de vosotros”, escribe el jugador en las redes sociales

Aleñá, durante un partido reciente ante la Real. Aleñá, durante un partido reciente ante la Real.

Aleñá, durante un partido reciente ante la Real. / Juan Herrero / Efe

Como ya se había ido informando en estos últimos días, Carles Aleñá jugará en el Betis los próximos meses. El propio club confirmó en la jornada de ayer en su página web la llegada del centrocampista, cedido por el Barcelona hasta que termine de la presente campaña. Es un movimiento que en Heliópolis llevaban tiempo tejiendo y que ha podido llevar a buen puerto pese a que había otros clubes interesados en conseguir a préstamo al canterano azulgrana.

Aunque la prioridad parecía ser la contratación de un futbolista de contención, el de Aleñá es un movimiento también necesario en las filas verdiblancas. El barcelonista, interior con buen manejo del cuero y una gran capacidad pasadora, incrementará el nivel de la plantilla bética en la zona ancha.

Desde que arrancase la Liga a mediados del mes de agosto, Rubi ha tenido que probar varias fórmulas distintas en el centro del campo. Ha terminado el técnico dando continuidad a un tridente conformado por Canales, Guardado y un outsider –Bartra o Édgar– que juega por delante de su posición natural. Antes hubo titularidades para jugadores de un rendimiento al menos cuestionable, como Javi García, Kaptoum o el principiante Ismael. E incluso cuando Guardado tuvo que cumplir ciclo de tarjetas en Cornellá fue de la partida el destemplado camerunés.

Aleñá (Mataró, 1998), que llegó a la Masía siendo un prebenjamín, pasó con nota por todos los escalafones de la cantera del Barça, pero no ha sido capaz de hacerse hueco en el primer equipo culé. Aunque Luis Enrique lo hizo debutar hace ya algunos años, en 2016, el joven nunca pudo disfrutar de la continuidad necesaria en estos últimos cursos con Ernesto Valverde. En la primera campaña de El Txingurri en el banquillo, disputó 225 minutos en Copa y ni uno solo en Liga. En la segunda sí tuvo más presencia, sumando 1076, aunque repartidos en 27 encuentros. Y en la presente, apenas 260 minutos en cinco meses de competición. Huyendo de ese papel residual, Aleñá recala en el Betis con la esperanza de relanzarse como jugador.

“Ahora sí!!! Muy feliz de ser uno más de vosotros!!! A luchar todos juntos @RealBetis!!!”, escribió el jugador ayer en su cuenta de Twitter citando el anuncio de su incorporación. El catalán llega con muchas ganas de aportar y con la intuición de que le puede ir bien. No en vano, ha declinado varias ofertas para llegar a Heliópolis. El diario Mundo Deportivo publicaba en el día de ayer que el Milan fue uno de los clubes que mostró más interés. Paolo Maldini, director técnico rossonero, habló personalmente con el padre del jugador, pero al final Aleñá se decantó por la propuesta del Betis.

El afán de Rubi por incorporar al jugador ha jugado un papel importante en su cesión. El técnico de Vilasar de Mar, que trabajó en el Barcelona como analista hace algunas temporadas, sabe de las maneras del jugador de Mataró. Además de la “técnica exquisita” que puso en relieve el Betis en el anuncio de su llegada, Aleñá goza de determinación cuando se asoma al área. En la campaña 2017-18 aportó 11 goles y cuatro asistencias para el filial culé en Segunda División.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios