Amistoso | Real Betis-Sporting de Braga

Igualada en la bronca (1-1)

  • Un golazo de Tello de falta directa permite que el Betis siga invicto después de que Paulinho adelantase a los lusos

  • Setién volvió a probar dos sistemas y el VAR ayudó a Gil Manzano

Joaquín encara a un rival durante el partido. Joaquín encara a un rival durante el partido.

Joaquín encara a un rival durante el partido. / Jordi Landero

El Betis acabó con una igualada su segundo amistoso de pretemporada ante el Sporting de Braga, en un partido en el que ofreció mejores sensaciones en la primera parte, pese a que se fue al descanso perdiendo por un fallo defensivo que aprovechó Paulinho, y que Tello, de falta directa, enmendó tras el descanso.

El duelo acabó con bronca y escenas que se suelen repetir en este tipo de partidos veraniegos. Gil Manzano, asistido por el VAR, acabó expulsando hasta a tres jugadores del Braga, que se había empleado con una excesiva dureza durante todo el encuentro. Con ese deslucido final, con amago de retirada por parte de los lusos, acabó esta segunda prueba para Setién, quien de nuevo colocó dos onces distintos y con sistemas también diferentes en cada parte del partido.

Optó el cántabro por empezar con un 4-4-2, con Canales ubicado en la banda derecha y Loren como pareja de Sanabria en la delantera. Aunque la prueba sólo aguantó 12 minutos, los que tardó el paraguayo en pedir el cambio al sentir una molestia en un salto en la rodilla dañada el pasado año. La entrada de Roberto no varió el sistema, aunque el perfil del canterano es diferente y su movilidad ayudó al juego combinativo bético, que de nuevo estuvo liderado por Canales.

De las botas del cántabro, en combinación con Joaquín o Loren, aparecieron las mejores acciones verdiblancas, aunque unas veces un mal control o en otras el acierto de Matheus impidieron el tanto bético. Fue un primer tiempo más dinámico que el del sábado en Algeciras. La propuesta del Sporting de Braga también fue más ofensiva, lo que favoreció que aparecieran espacios para correr y combinar.

Sí llamó la atención la fuerte presión que ordenó Setién cuando el Betis no tenía la pelota. La insistencia del técnico durante la concentración en tierras jerezanas sobre esa faceta se notó sobre el campo, en un Betis que tuvo su lunar en la salida desde atrás cuando los portugueses presionaron a Brasanac, que empezó como pivote –luego Camarasa retrasó su posición–. También fallaron los verdiblancos a balón parado. La pelota lanzada por Eduardo encontró a Paulinho completamente solo, ante la mirada de los centrales, que conectó un cabezazo que entró junto al larguero de Joel.

Con un once distinto sobre el césped y ya con el 5-3-2, el Betis aglutinó la posesión ante un Braga que se había quedado en inferioridad justo antes del descanso. Esa mayor posesión bética no se tradujo en ocasiones hasta que Tello, con un gran lanzamiento de falta, superó a un Matheus que reaccionó tarde. Parecía que el Betis iba a acelerar para darle la vuelta al partido, pero fue el Sporting, al contragolpe, el que dispuso de las mejores oportunidades, con un disparo al poste incluido y obligando a Pau López a intervenir con acierto.

El dominio verdiblanco continuó hasta el final, con el joven Kaptoum percutiendo por el costado derecho, pero sus internadas no encontraron remate. Precisamente, en una falta sobre el camerunés se generó la bronca que casi puso punto y final a este segundo partido para el laboratorio de Setién.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios