Betis Tres opciones para acabar el Benito Villamarín

  • El club ya dispone de proyectos para finalizar la Tribuna de Preferencia sin acudir a La Cartuja

  • El deseo es que pudiera estar construida en un máximo de tres años

Lorenzo Serra Ferrer y Ángel Haro, en el Benito Villamarín. Lorenzo Serra Ferrer y Ángel Haro, en el Benito Villamarín.

Lorenzo Serra Ferrer y Ángel Haro, en el Benito Villamarín. / Juan Carlos Muñoz

Tras el cambio que supuso la obra de Gol Sur para el Benito Villamarín, con un estadio ya cerrado en casi su totalidad, la idea del consejo de administración verdiblanco es la de finalizar el proyecto inicial del recientemente fallecido Antonio González Cordón con el derribo y una nueva construcción de la Tribuna de Preferencia. Para ello, el club ya maneja tres alternativas posibles y el deseo es que pudiera ser una realidad en un máximo de tres años.

La primera de las opciones pasaría por derribar la Tribuna de Preferencia y reubicar a todos los socios afectados en el resto del estadio. De hecho, el club verdiblanco cerró esta temporada el cupo de abonados en 50.373, con la intención de reservarse plazas para una futura obra. Eso sí, no todos los socios de las zonas afectadas tendrían sitio en el resto del campo, por lo que el club estudiaría una fórmula para compensarlos, que o bien podría ser una reducción del precio del abono para asistir a un número menor de encuentros de una temporada.

La segunda alternativa pasaría por derribar la Tribuna de Preferencia en dos fases, con lo que se evitaría el problema de la reubicación. Pero tampoco es una opción sencilla debido a los problemas de seguridad que se generarían con media grada funcionando y la otra media derribada, y con la explanada de Preferencia ocupada por toda la logística para ejecutar la obra.

La tercera alternativa pasaría por un traslado al Estadio de La Cartuja mientras se efectuasen las obras, con el consiguiente perjuicio para el resto de aficionados. La alternativa de La Cartuja nunca ha sido del gusto de los hinchas, por aquello de que las pistas de atletismo alejan al espectador del partido.

Con estos tres proyectos encima de la mesa, la idea de los dirigentes sería llevarlo a cabo en un plazo de tres años, aunque todo dependiendo de la situación deportiva (la entrada en competición europea genera los ingresos que lo permiten). Además, el club trasladaría la zona de vestuarios y el palco hacia la actual grada de Fondo.

La idea de los dirigentes pasaría también por llevar esta cuestión a una Junta General de accionistas para aprobar la decisión, aunque también se quiere tener en cuenta la opinión de los abonados, que serían los afectados según la opción elegida para terminar el estadio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios