Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Espanyol-Betis | Informe técnico

Una reacción ágil que no tuvo premio final

  • Las maniobras de Rubi tras el descanso reflotan al Betis en Cornellá, que en el primer tiempo fue inferior

Así varió su disposición el Betis en Cornellá. Así varió su disposición el Betis en Cornellá.

Así varió su disposición el Betis en Cornellá. / Departamento de infografía

En el retorno de Rubi a Cornellá, casi siete meses después de aquella invasión de campo de los pericos, el Betis mostró dos caras muy distintas ante su ex equipo. Pese a encarrilar el envite en el cuarto minuto, el cuadro verdiblanco fue inferior al colista durante buena parte de la primera mitad y la acabó, con justicia, por detrás en el marcador. El técnico de Vilasar de Mar reaccionó a tiempo y con finura en la reanudación.

Aunque el Espanyol ya mostró su modus operandi en el comienzo, no fue hasta el minuto 20 cuando tomó el control del duelo. Al igualar Darder el tanto de Borja Iglesias beneficiándose de la pachorra del repliegue bético, Bartra retrasó su posición de forma muy clara. El catalán, al principio escolta de Canales y Kaptoum, pasó a incrustrase entre los dos centrales de forma definitiva. Ese paso atrás dio alas al voluntarioso Espanyol, que empezó a ganar disputas y forzar situaciones de balón parado.

Por fortuna para los verdiblancos, Rubi respondió con agilidad. Al poco de iniciarse el segundo acto, retiró a Fekir –quizás por cuestiones físicas– para dar entrada a Lainez. Y algo más tarde, sustituyó a Mandi por Tello. Una maniobra que cambió las tornas.

Defensa

El Betis arranca el encuentro defendiendo en un claro 1-4-3-3. Bartra hace un par de buenas anticipaciones, entre ellas la que concluye en el 0-1. Tras la acción individual de Darder que significa el empate, Rubi decide reforzar la línea defensiva y retrasa al ex barcelonista. Pero el Betis pierde presencia en la zona ancha y es incapaz de contener al Espanyol. Con el paso al 1-4-2-3-1 se muestra mucho menos endeble.

Ataque

La mejoría en los segundos 45 minutos fue obvia para los heliopolitanos. Si Joaquín o Borja Iglesias recibieron siempre en situaciones de inferioridad en la mitad inicial, las modificaciones de Rubi les dieron vitaminas. Especialmente con la entrada de Tello, el Betis empezó a tener más el balón, ganar esas segundas jugadas que antes sonreían a su rival y a generar peligro. Con Loren, acabó en 1-4-4-2.

Virtudes

La respuesta de Rubi a los problemas, que permitió a los suyos empatar y acercarse al triunfo.

Talón de aquiles

El mal primer período.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios