Resultados Elecciones Andalucía 2018

El PSOE descubre a qué sabe el fracaso como lista más votada

  • La candidatura de Susana Díaz se desangra en la capital con una hemorragia de 29.272 votos

La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez –a la izquierda–, escuchando ayer la intervención de Susana Díaz. La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez –a la izquierda–, escuchando ayer la intervención de Susana Díaz.

La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez –a la izquierda–, escuchando ayer la intervención de Susana Díaz. / Manuel Gómez (Sevilla)

Comentarios 1

El rojo socialista que brilló en otras convocatorias electorales en la capital andaluza ha palidecido hasta convertirse en un rosa desvaído, alejado del esplendor de épocas pasadas. La candidatura de la cabeza de lista del cartel, la de la mismísima presidenta de la Junta y aspirante a perpetuarse en el cargo una legislatura más, Susana Díaz, fue la más votada en Sevilla –también en la provincia–... Y perdió.

La derrota cayó la noche del domingo del lado del vencedor. Es una hegemonía, cada vez más blanda, que sólo sirve al partido para lamerse inútilmente unas llagas que no tienen cura inmediata y que tardarán en cerrarse. El PSOE sevillano descubrió al final de la jornada del 2-D a qué sabe el fracaso siendo el partido que más papeletas recopiló en la capital.

La hemorragia de votos sufrida por el PSOE sevillano –siendo como es una parte de la sangría global que ha dejado al PSOE andaluz a las puertas de Urgencias– es muy significativa porque ejemplifica como ninguna otra la magnitud del derrumbe de un bastión que presumió de inexpugnable al tiempo que propicia la invasión de un territorio por parte de fuerzas que hasta la fecha no habían hecho mella alguna en este latifundio socialista.

Pero barrios en los que tradicionalmente la formación liderada por Díaz había disfrutado en las urnas de una fidelidad sin fallas han disminuido este 2 de diciembre su pasión socialista.

El PSOE ha sido el partido más votado en Cerro Amate, Sevilla Este-Alcosa-Torreblanca, Macarena Norte y Macarena, pero no con el ímpetu con que lo fue en convocatorias anteriores. El idilio se ha resquebrajado y, descuidados por los manijeros del partido, esos graneros de votos han presentado unas grietas aprovechadas por otras formaciones políticas para apropiarse de sufragios.

Esos espabilados rebuscadores de votos ajenos para el 2-D militaban principalmente en Ciudadanos y Vox. La formación ultraderechista ha multiplicado por diez sus apoyos en un barrio depauperado, una zona socavada por cráteres de pobreza en los que predomina el desempleo, la marginación, el absentismo escolar, la discriminación femenina, el narcotráfico y la drogadicción.

En el Polígono Sur, con el epicentro de las Tres Mil Viviendas, el partido de Santiago Abascal, con el juez Francisco Serrano como candidato a la Presidencia de la Junta y número uno de la lista sevillana, obtuvo 4.830 votos. En 2015 había recolectado 503.No era éste, sin embargo, un feudo socialista. Lo era del PP.

El partido de Juanma Moreno se hizo en los comicios de hace tres años con 11.910 votos. Ha bajado en esta ocasión, al hacerse con 7.148. En esa línea victoriosa, han sido este año los socialistas los preferidos por los votantes del distrito sur, al recabar 7.614 sufragios.

Mientras tanto, Ciudadanos interpreta que ha dinamitado su “consolidación como alternativa al bipartidismo” también en Sevilla. Cs ha pasado del 9,15% del total de votos en 2015 al 17,77% este 2-D. En la capital los naranjas han pasado a ser tercera fuerza política en número de votos, desbancando al PP al cuarto lugar. Hace tres años, el partido que lidera en Andalucía Juan Marín, candidato a presidir el Ejecutivo autonómico, logró un 11,54% de los sufragios de los sevillanos, cifra que el domingo se elevó a 62.914 votos en la capital.

Los barrios que otorgaron a Cs su confianza de una manera más abierta fueron Bellavista-La Palmera –donde sólo el PP lo superó por tres décimas–, Nervión y San Pablo-Santa Justa.

“Los resultados en la provincia arrojan unos datos que consolidan a Ciudadanos como verdadera alternativa de cambio frente al bipartidismo con el apoyo del 17,77% por ciento en votos, el doble que en los comicios de 2015”, recalcaron fuentes de la formación que preside Albert Rivera.

Que Sevilla sintoniza con la izquierda lo demuestran los números de Adelante Andalucía, que se situó por detrás del PSOE. Fue la segunda formación más votada en la capital. Y sin ganar en ningún distrito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios