Día Internacional de la Salud para las Mujeres

El abordaje temprano es clave para evitar la progresión de la migraña episódica a crónica

  • La migraña es una de las principales causas de discapacidad en España, especialmente en mujeres de mediana edad

  • El diagnóstico de la migraña puede ser un desafío que a veces se prolonga durante años

El presidente de la Sociedad Española de Neurología, el doctor Jesús Porta-Etessam.

El presidente de la Sociedad Española de Neurología, el doctor Jesús Porta-Etessam. / Archivo

"Es fundamental intervenir de forma temprana para evitar la progresión de la migraña episódica a crónica y proporcionar el apoyo necesario en cada etapa”, explica el presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN), el doctor Jesús Porta-Etessam, con motivo de la celebración ayer del Día Internacional de la Salud para las Mujeres. De hecho, la migraña es la primera causa de discapacidad en mujeres menores de 50 años y afecta a todas las esferas de la vida: a la esfera familiar, laboral y social.

La migraña es un trastorno debilitante que incluye tanto formas episódicas como crónicas. La migraña episódica (EM) se caracteriza por tener hasta 14 días de dolor de cabeza al mes, mientras que la migraña crónica (MC) se caracteriza por dolor de cabeza durante 15 o más días al mes durante 3 o más meses, de los cuales 8 o más días cumplen los criterios de migraña.

A pesar de estos datos, la migraña suele ser banalizada y, por tanto, invisibilizada. “Vivir con migraña es como navegar en un mar de limitaciones. A menudo, esta condición se subestima y se minimiza, relegándola a un simple dolor de cabeza, pero para quienes la experimentamos, la migraña es mucho más que eso”, explica Ana Satrústegui, vocal de la junta directiva de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE).

“Cuando una crisis de migraña te golpea, la vida se detiene por completo y todo lo que podemos hacer es refugiarnos en la oscuridad, buscando desesperadamente alivio del ruido y los olores que suelen intensificar nuestro dolor. A veces, estos episodios pueden durar horas interminables o incluso días enteros, dejándonos atrapados en la cama y aislados del mundo exterior”, continúa.

La carga de la migraña va más allá de los síntomas físicos, impactando profundamente en la calidad de vida de quienes la padecen. Desde la incapacidad para realizar actividades diarias hasta la alteración de las relaciones interpersonales, la migraña puede generar ansiedad, depresión y una disminución significativa en la calidad de vida relacionada con la salud. Además, las personas con migraña enfrentan dificultades en el ámbito laboral, con un aumento del absentismo y del presentismo, lo que se traduce en una pérdida económica tanto para el individuo como para la sociedad en general.

El diagnóstico de la migraña puede ser un desafío, con pacientes que a menudo tardan años en recibir un diagnóstico adecuado. Esto contribuye a un mayor sufrimiento y a un manejo inadecuado de la condición. Además, la falta de acceso al tratamiento preventivo agrava la situación, ya que solo alrededor del 36,6% de los pacientes que cumplen los criterios para este tipo de tratamiento lo están recibiendo actualmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios