Los virus más peligrosos que pueden protagonizar la próxima pandemia

Amenazas salud

Existen hasta 30 virus potencialmente mortales que tienen la capacidad de provocar pandemias globales de grandes proporciones

¿Puede mutar el virus de la 'viruela del mono' y volverse más contagioso? Hablan los expertos

La viruela del mono: ¿Qué peligros graves supone para los humanos?

Los virus más peligrosos que pueden protagonizar la próxima pandemia
Los virus más peligrosos que pueden protagonizar la próxima pandemia
N.F

26 de mayo 2022 - 20:02

Un nuevo informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), advierte que en el futuro las pandemias surgirán con más frecuencia, se propagarán más rápidamente, harán más daño a la economía mundial y matarán a más personas que la de COVID-19 a menos que haya un cambio transformador en el enfoque global para abordar las enfermedades infecciosas.

La mayoría (70%) de las enfermedades emergentes (como el ébola, el zika o la encefalitis de Nipah) y casi todas las pandemias conocidas, como la influenza y el VIH / SIDA, son zoonóticas, es decir, son causadas por microbios de origen animal. Estos microbios se "propagan" debido al contacto entre la vida silvestre, el ganado y las personas.

De estos, son más de 30 virus que tienen el potencial de provocar pandemias globales de grandes proporciones. Y ya fueron identificados en 2016 por un equipo de investigadores que en el pasado predijo las amenazas del Ébola y el zika antes de que se transformaran en epidemias.

La agricultura, el comercio y el consumo de vida silvestre y productos derivados de la vida silvestre (para alimentos, medicamentos, pieles y otros productos) han provocado la pérdida de biodiversidad y enfermedades emergentes, como el SARS y el COVID-19.

De hecho, la de la Covid19, también tiene su origen en las actividades humanas. ''No existe ningún gran misterio sobre la causa de la pandemia de COVID-19 - o de cualquier pandemia moderna. Las mismas actividades humanas que impulsan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad también generan riesgo de pandemia a través de sus impactos en nuestro medio ambiente'', alertó Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance y presidente del taller de IPBES del que surgió el informe.

Y ya en ese entonces, en 2016, en la la lista de virus peligrosos figuraba el virus MERS-CoVM (síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio). También lo hacían el guaranito (que provoca la fiebre hemorrágica venezolana), el junín (causante de la fiebre hemorrágica argentina), y varios de la familia del Ébola y otros virus transmitidos por mosquitos.

Virus potencialmente peligrosos

En mitad de la situación en la que nos encontramos, con el virus de la 'viruela del mono' provocando cientos de contagios alrededor del mundo, y sin haber erradicado aún el coronavirus, no es de extrañar que nuestras miradas, y las de la comunidad científica y médica, estén puestas en los virus potencialmente peligrosos que puedan provocar la siguiente alarma sanitaria. Estos son sobre los que se pone el foco:

  • GRIPE AVIAR

La cepa actual altamente patógena se originó en 1996 entre los gansos domésticos en China, desde donde se propagó a las aves de corral domésticas en Asia. Ese brote no pudo mantenerse bajo control y en 2005 el virus infectó aves silvestres en la región de Qinghai Meer en China. Desde entonces, las aves silvestres se han convertido en vectores de la enfermedad durante sus migraciones estacionales.

La tasa de mortalidad entre los infectados es del 70%. No obstante, el riesgo de ser contagiado con el virus H5N1 es muy bajo. Los seres humanos se infectan sólo por un contacto muy estrecho con aves de corral y su diseminación es 'muy baja'. El subtipo H5N1 penetró en España hace tan solo unos meses provocando focos en aves silvestres y algunas explotaciones avícolas. Esto dio lugar al sacrificio masivo de miles de ellas.

El principal riesgo es su recombinación con la gripe estacional, generando nuevos subtipos de potencial pandémico, por lo que requiere de su constante vigilancia por su alta capacidad de mutación.

  • MARBURG

Muy similar al virus de Ébola, los enfermos sufren fiebre alta, calambres y sangrado de las membranas mucosas, piel y órganos. El 80% de los infectados muere. Se considera que el huésped natural del virus de Marburgo es el murciélago de la fruta (Rousettus aegyptiacus, familia Pteropodidae). El virus se transmite de estos murciélagos al ser humano y se propaga entre estos directamente.

Dos grandes brotes que ocurrieron simultáneamente en Marburgo y Frankfurt (Alemania) y en Belgrado (Serbia) en 1967 permitieron identificar la enfermedad por vez primera. Estos brotes se asociaron al trabajo en laboratorios con monos verdes africanos (Cercopithecus aethiops) importados de Uganda. Posteriormente, se han notificado brotes y casos esporádicos en Angola, Kenya, la República Democrática del Congo, Sudáfrica (en una persona que había viajado recientemente a Zimbabwe) y Uganda.

  • FIEBRE DE CRIMEA CONGO

Se transmite por las picaduras de garrapatas. Los infectados presentan un curso similar al de los afectados por ébola y Marburg. En los primeros días de la infección, se producen sangrados en la cara, la boca y la garganta. Actualmente se considera una enfermedad emergente en países de Europa oriental y una de las enfermedades trasmitidas por garrapatas con mayor extensión a nivel mundial.

  • VIRUS DEL NILO OCCIDENTAL

El virus del Nilo Occidental puede causar una enfermedad mortal del sistema nervioso en los seres humanos. Sin embargo, casi el 80% de las personas infectadas no presentan síntoma alguno. El virus del Nilo Occidental se transmite a las personas principalmente por la picadura de mosquitos infectados.

Esta enfermedad es una flavivirosis de origen africano subsahariano que produce encefalitis en equinos y también humanos, pudiendo afectar también a las aves, quienes actúan como su reservorio natural. En Sevilla se detectaron 77 casos, ocho de los cuales fallecieron.

  • FIEBRE HEMORRÁGICA ARGENTINA

La Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA) es una enfermedad viral aguda grave, producida por el virus Junín (Miembro de la Familia Arenaviridae, Género Arenavirus del Nuevo Mundo, Complejo Tacaribe), el cual fue aislado en 1958. Es transmitida por el contacto directo con roedores o inhalación de excretas de roedores infectados.

Los primeros síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, debilidad, desgano, dolores articulares y oculares, pérdida de apetito. Estos síntomas se intensifican produciéndose síntomas de alteración vascular, renal, hematológica y neurológica, choque y crisis convulsivas. La mortalidad de la FHA alcanza el 30%.

Está limitada a las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Rios y de La Pampa, en Argentina.

  • HANTAVIRUS

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Los ratones de campo (principalmente los colilargos) lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina. Es un género que agrupa varios virus ARN, los cuales son transmitidos por roedores infectados (zoonosis).

En humanos generalmente producen dos tipos de afecciones: un tipo de fiebre hemorrágica viral, la fiebre hemorrágica con síndrome renal (FHSR); o el síndrome pulmonar por hantavirus (SPHV), una afección pulmonar muy grave. La tasa de mortalidad de esta enfermedad puede alcanzar el 60%.

  • VIRUS DE LASSA

El virus de Lassa, parte de la familia Arenaviridae, es un virus de ARN monocatenario que causa la fiebre de Lassa, un tipo de enfermedad hemorrágica viral. El virus es endémico de partes de África Occidental (Sierra Leona, Liberia, Guinea y Nigeria) y países vecinos. El reservorio es la rata multimamada (Mastomys natalensis), y la transmisión es por inhalación o contacto con excreciones de roedores o el consumo de estos animales. También puede ocurrir la transmisión de persona a persona.

La mayoría de los pacientes infectados son asintomáticos. Sin embargo, los pacientes sintomáticos presentan fiebre, malestar, cefalea, vómitos y dolor torácico, estos síntomas pueden progresar a hemorragia, hipovolemia y shock.

stats