El Palquillo

El Carmen busca acortar los plazos de su nuevo palio

  • La corporación de la calle Feria anima a sus hermanos y fieles a colaborar en la consecución de las nuevas piezas, diseñadas por el cordobés Rafael de Rueda

Recreación del nuevo palio de la Hermandad del Carmen. Recreación del nuevo palio de la Hermandad del Carmen.

Recreación del nuevo palio de la Hermandad del Carmen. / M. G.

"El camino que nos ha llevado hasta aquí no ha sido fácil". Esta frase Manuel Pazos, hermano mayor del Carmen Doloroso, resume la corta pero intensa historia de esta corporación sevillana. Cumple 25 años como hermandad de penitencia en este 2020 sin procesiones. Un camino, que como indica su hermano mayor, "ha sido posible gracias al de hermanos y devotos, que han demostrado en los momentos importantes que estaban ahí". Y a ellos precisamente se dirige ahora para el próximo reto que tienen en el seno de la parroquia del Omnium Sanctorum: el palio para la Virgen del Carmen.

Un proyecto ambicioso que se aprobó por amplia mayoría en el Cabildo General de hermanos de junio de 2018. En él se acordó que el diseñador cordobés Rafael de Rueda realizará un nuevo palio partiendo del primitivo que realizara Franscisco Reyes en 2008, respondiendo así al deseo de la junta de gobierno de la Hermandad de dotar al paso de palio de un marcado aire carmelita. Llevarlo a cabo exige, según palabras de Pazos, "el 80% de los recursos ordinarios destinados a Patrimonio y que permita mantener el presupuesto de funcionamiento ordinario, con austeridad pero sin merma en el desarrollo de los fines propios de culto, caridad y formación".

Este plan económico hace que la hermandad espere tener el nuevo palio en un plazo de 10 o 12 años. No obstante, si obtienen financiación externa, las piezas se realizarían en la mitad de tiempo. Algo que pone de manifiesto que el Carmen Doloroso no trabaja con plazos estrictos y que sigue la política de "sin prisas, pero sin pausas", tal como explica su hermano mayor. Por ello, ha abierto en su página web un apartado para aportaciones voluntarias, facilitando así que los hermanos y devotos de la dolorosa sevillana pueda acortar los plazos de ejecución. El pago se puede hacer mediante domiciliación o transferencia bancaria, Paypal o Bizum con el concepto donación palio.

Así será el nuevo palio del Carmen Doloroso

Recreación de la vista frontal del palio con la Virgen del Carmen. Recreación de la vista frontal del palio con la Virgen del Carmen.

Recreación de la vista frontal del palio con la Virgen del Carmen.

El autor propuso una reforma que afecta tanto al diseño como a su color, siguiendo las líneas y premisas señaladas por la comisión artística de la Hermandad. Estas premisas han consistido en que el palio adquiera una identidad carmelita sin que ello implicara perder las características más básicas de su diseño. "Aún siendo una hermandad joven, el tiempo ha hecho que se reconozcan como propios determinados aspectos del diseño de sus insignias y de la cofradía en la calle, incluido su paso de palio en la configuración actual", indican desde la corporación. Ese estilo artístico empieza a ser reconocible y desean que no se pierda totalmente en el palio tras la reforma. Otra premisa ha sido la de incluir malla en su diseño, para dotar al palio de mayor luz y un efecto menos pesado visualmente.

La Hermandad ha trazado dos líneas de actuación para este palio. La primera ha consistido en rediseñar la bambalina delantera, manteniendo casi todos los elementos de su diseño pero redibujándolos de nuevo para dotarlos de más volumen y definición. Se persigue con ello que el diseño se perciba y se reconozca desde que el palio asome en la distancia. Para ello, es importante que la decoración esté bien definida en su dibujo y se reconozcan flores, hojas y arquitecturas. Una vez redibujados esos elementos, se van recolocar para dotar a la bambalina de mayor proporcionalidad y un aire más elegante y armonioso. Principalmente, se le ha dado la vuelta a los grandes roleos que flanquean las jarras para conseguir un efecto de guirnalda. Además, se va a ensanchar ópticamente la bambalina, pues es ligeramente estrecha para las medidas del paso. Este cambio no obedece solo a un criterio puramente decorativo. Se basa en los planteamientos decorativos inspirados en la naturaleza, que nacen en la decoración romana y griega, y que tienen su máxima expresión en el Renacimiento.

Este efecto de guirnalda se acrecienta al apoyarse sobre la parte de malla de la bambalina y puede verse claramente en las caídas laterales, donde la continuidad es más evidente. Todo esto se remata con una gran cartela central portadora del escudo de la hermandad, al modo de los clásicos palios sevillanos de otra época, aportando suntuosidad a la bambalina y ayudando a la sensación de que ésta es más grande. También se ha mantenido el perímetro decorativo inferior para que la bambalina mantenga lo más posible el recorte perimetral actual. La bambalina trasera posee el mismo diseño de la frontal, pero el escudo central es sustituido por un doble escudo orlado con los escudos de las dos órdenes carmelitas.

En función de todas estas características decorativas se ha diseñado el techo de palio, que mantiene la arquitectura de las bambalinas con esa cenefa superior que las caracteriza y que permite formar un marco decorativo. La protagonista principal es la gran cartela central portadora de una imagen pictórica e icónica de la estética carmelita, que será realizada por Antonio Díaz Arnido. Esta cartela central se encuentra rodeada de un perímetro de malla que permite aislarla visualmente del resto del techo, aumentando así su protagonismo.

Un palio marrón

Así serán las bambalinas laterales del nuevo palio del Carmen. Así serán las bambalinas laterales del nuevo palio del Carmen.

Así serán las bambalinas laterales del nuevo palio del Carmen. / M. G.

Respecto al color del palio, el tono que parece predominante es el marrón, hábito creado por la visión de la indumentaria carmelita. Pero lo cierto es que la indumentaria carmelita está compuesta de dos colores: blanco y marrón. El autor plantea una estética bicolor que, de una manera equilibrada, no da protagonismo a ninguno de los dos. Esta estética, en el que uno de los colores, el marrón, no ha sido usado casi nunca en un palio, aporta hace único a este palio, aportándole singularidad y estilo propio.

Además, para tener una visión de conjunto en ese equilibrio cromático, el autor ha diseñado un faldón para el paso donde el blanco tiene más peso que el marrón, invirtiendo la tendencia del palio y consiguiendo finalmente ese equilibrio entre colores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios