Cofradias

Miñarro recrea el cuerpo de la Síndone

  • El Antiquarium de la Encarnación acoge una exposición sobre los estudios científicos, forenses e históricos de la Sábana Santa de Turín.

Un recorrido histórico, científico y forense sobre uno de los objetos más estudiados por el hombre a lo largo de los siglos. Ciencia y fe reunidos en el Antiquarium del Metropol Parasol en una gran exposición dedicada a la Sábana Santa de Turín, un pedazo de tela de lino manchado de sangre, de 4,30 por 1,10 metros, que muestra el cuerpo de un hombre que ha padecido una gran tortura y que ha muerto en unas violentas circunstancias. A través de 12 salas se realiza un completo y exhaustivo análisis del devenir de la pieza, que por primera vez se compara con el Sudario de Oviedo. Todo ello aderezado por centenares de elementos para contextualizar lo que se cuenta.

La gran novedad de esta muestra que ha traído a Sevilla el Arzobispado, y pieza clave, es el cuerpo del hombre de la Sábana Santa realizado por el prestigioso escultor y catedrático de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, Juan Manuel Miñarro, considerado una eminencia en el estudio del rostro y cuerpo del hombre de la Sábana Santa. Miñarro ha utilizado técnicas forenses y antropomórficas para realizar en madera el cuerpo del hombre de la Síndone, una talla sobrecogedora que recoge con toda exactitud los detalles que revela el cuerpo irradiado en la tela. Junto al cuerpo de Miñarro, la exposición se cierra con un facsímil de la Síndone, realizada para esta muestra por el laboratorio de Turín. Su imagen y estructura es exacta en todos y cada uno de sus detalles a la de la santa tela, que es ostentada cada 25 años. Otra pieza única que se exhibe es la reconstrucción a escala real visitable del sepulcro judío en el que pudo ser enterrado Jesús de Nazaret, destruido en el año 70. Ha sido reconstruido según los estudios realizados en Tierra Santa por el arqueólogo agustino Florentino Díez, considerado la máxima eminencia.

A la inauguración acudieron el arzobispo, Juan José Asenjo; el alcalde, Juan Ignacio Zoido; el delegado de Economía, Turismo, Empleo y Fiestas Mayores, Gregorio Serrano; y la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, entre otros. Acompañados por el comisario, Álvaro Cruz y el profesor Miñarro, visitaron cada una de las salas. Tanto el alcalde como el arzobispo destacaron la importancia de que la exposición haya llegado a Sevilla. Zoido apuntó que Sevilla se convertirá en este Año de la Fe en "el principal destino turístico religioso". Asenjo añadió que "la resurrección de Cristo es un hecho real que estas imágenes y la exposición".

La visita comienza con en el hallazgo y cómo el caballero Geoffroy de Charny dice tener el sudario que envolvió tras su muerte el cuerpo de Cristo. En esta sala se muestran diferentes objetos y una reconstrucción de la Síndone sin las quemaduras producidas en 1523. La sala 2 se denomina El negativo oculto y muestra el trabajo de Secondo Pía, el fotógrafo que realizó la primera fotografía y descubrió que el lienzo se comportaba como un negativo fotográfico.

Vídeo: Ainhoa Ulla

Los primeros estudios forenses se exponen en la siguiente estancia. El S.T.U.R.P, un estudio realizado en 1978 por un equipo multidisciplinar de 33 científicos se muestra a continuación. La siguiente sala se denomina El Carbono 14, quizás la única prueba que cuestiona que el lienzo sea de tiempos de Cristo. El tiempo se ha encargado de dejar en entredicho esta prueba que databa la sábana entre los años 1260 y 1390. La sala 6 cuenta la historia delMandylion. Los Templariosy su relación con la Síndoneson los siguientes protagonistas. La sala 8 muestra el estudio concienzudo que se hizo sobre los pólenes encontrados en el lienzo. Jesús de Nazaret pasaría a la historia, entre otras cosas, por la crueldad con la que fue ejecutado. En la sala dedicada a la condena hay objetos de la pasión, como 30 monedas de la época o una recreación exacta de cómo pudo ser la corona de espinas, realizada con ramas de azofaifo (Zizyphus jujuba), una especie originaria del este de Asia que sólo se puede cortar coincidiendo con la floración, en primavera.

Las siguientes salas, la forense y la científica, son las que muestran todos los avances recientes. Es un análisis al más puro estilo CSI al cuerpo y a la propia Sábana Santa. Una de las grandes aportaciones de la exposición es que por primera vez se ha estudiado junto al Sudario de la Catedral de Oviedo, gracias a las investigaciones de Miñarro y a un equipo de forenses. Han demostrado que corresponden a la misma persona. "Las manchas del sudario y la sábana coinciden plenamente y la sangre es del mismo grupo. Cubrieron a un mismo cadáver", apuntó Miñarro. Las sala científica enseña que la Sábana Santa tiene unas características peculiares: superficialidad, ausencia de pigmentación, no hay direccionalidad, es estable térmicamente así como hidrológicamente y químicamente, muestra pormenorización, negatividad y tridimensionalidad. ¿Cómo se pudo formar? Es su misterio que la ciencia no ha alcanzado a resolver, aunque el arzobispo sí lo apuntó: "Se responde con la fe y la creencia en la Resurrección de Jesucristo". La imagen proyectada apenas penetra en la tela unos milímetros. En una prueba realizado con un láser de 10.000 vatios sólo se pudo imprimir una imagen ínfima. Los científicos reconocen que harían falta 10.000 láseres con esa potencia y cuatro centrales nucleares a pleno rendimiento, trabajando a la vez, para crear la imagen de la Sábana Santa.

La Síndone sigue siendo un misterio apasionante que la cristiandad identifica con resurrección de Cristo y la ciencia dictamina como la formación inexplicable de una imagen a través de una posible energía trasmitida por un cuerpo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios