Elecciones Andalucía

Cs recuerda a Susana Díaz que aún no tiene el encargo de formar Gobierno

  • El presidente del Parlamento debe designar al que pueda sumar más apoyos, no necesariamente el más votado

Juan Marín, de Ciudadanos, compra boletos de la Once este lunes en Almería. Juan Marín, de Ciudadanos, compra boletos de la Once este lunes en Almería.

Juan Marín, de Ciudadanos, compra boletos de la Once este lunes en Almería. / Barba/EFE

¿A quién corresponde formar Gobierno en un Parlamento donde no hay mayoría absoluta?

Susana Díaz quiere “una mayoría amplia” del PSOE para que nadie pueda “bloquear” la formación de Gobierno. La candidata socialista a las elecciones andaluzas del 2 de diciembre da credibilidad a las encuestas que auguran una victoria de su partido, por lo que se ha apresurado a impedir lo que ya ocurrió hace tres años y medio: el bloqueo de su investidura y la formación del Gobierno durante 80 días. Pero su antiguo aliado, el candidato de Ciudadanos, Juan Marín, se ha apresurado a contestarle que él está dispuesto a intentar la formación del Gobierno, que esa atribución, de momento, no es de Susana Díaz.En un Parlamento donde no hay mayoría absoluta, el encargado de formar Gobierno es aquel candidato que sea capaz de articular, mediante acuerdos, una mayoría simple, aquel que obtenga más síes que noes en una sesión de investidura. En principio, la persona llamada a esa responsabilidad es el candidato del partido que obtiene mejores resultados, pero no siempre es así.

Arenas no fue el encargado, aunque ganó

Cuando Javier Arenas ganó las elecciones con el PP por número de votos y de escaños, el encargo fue para el socialista José Antonio Griñán, porque él era quien pudo articular esa mayoría simple con los parlamentarios del PSOE más los de IU.Por eso, ante la insistencia de Susana Díaz para que no le bloqueen el Gobierno, el candidato de Ciudadanos le ha contestado: “No hay bloqueo porque no se han producido las elecciones, si ella sabe ya el resultado, que nos lo explique”. Marín le recuerda a la actual presidenta que en estas elecciones se disputa la composición de la Cámara y, por tanto, el encargo de formar el Ejecutivo.El Parlamento andaluz elige al presidente de la Junta después de las elecciones de un modo similar al estatal. Es decir, es el presidente de la Cámara el que encarga la formación a uno de los candidatos, y éste se somete a una sesión donde es necesaria la mayoría absoluta de los parlamentarios: 55 síes. Si no sale elegido entonces, a las 24 horas se celebra una segunda votación donde sólo se exigen más síes que noes.Susana Díaz se sometió a tres votaciones al inicio de la pasada legislatura, porque los síes a su investidura superaron a los noes cuando Ciudadanos cambió de voto: del no al sí. De este modo, el 27 de diciembre se conformará la Cámara que saldrá de las elecciones del 2 de diciembre. Ese día se elegirá un presidente de la Cámara que no tiene por qué ser del PSOE. Hasta ahora, lo era.

El balance de fuerzas entre PSOE y la suma de Ciudadanos y PP definirá el curso de esos días. Si el PSOE, por sí mismo, suma más que naranjas y populares, Susana Díaz será la encargada de asumir la responsabilidad, y necesitará el apoyo de otro grupo, Adelante Andalucía, aunque sea por abstención.

Si PP y Cs suman más que PSOE, sin contar Adelante Andalucía

Si la suma de Ciudadanos y PP es mayor que los escaños socialistas, comenzarán los problemas para Susana Díaz. Primero, porque si no logra un acuerdo con Adelante Andalucía el 27 de diciembre, el presidente de la Cámara puede ser alguien del PP o de Ciudadanos. Y será esta persona quien gestione las rondas de consultas de modo muy independiente a quien se supone puede ser la presidenta de la Junta.Llegado ese caso, Susana Díaz necesitará el apoyo firme de Adelante Andalucía, porque si sus parlamentarios se abstienen o votan en contra, se le podría encargar la Presidencia a otro diputado, del PP o de CS, dependiendo de quien quede primero. Adelante Andalucía no podría abstenerse, de no ser que quiera que el próximo presidente de la Junta sea de uno de los dos partidos opositores. Entonces, la formación de Maíllo y Teresa Rodríguez tendrán que decir sí a Susana Díaz.

Si PP y Cs suman más que PSOE, Díaz necesitará los síes de Adelante Andalucía

Por eso Juan Marín se ha encargo de recordar este lunes que el encargo de formación del Ejecutivo no se sabrá hasta la noche del 2 de diciembre, cuando se sepan los balances de fuerza entre los dos polos que concurren a los comicios: el del PSOE y Adelante Andalucía frente al de PP y Ciudadanos.En el caso del País Vasco, si no se produjese un acuerdo parlamentario, el presidente es el candidato de la lista más votada. Así ocurría en Andalucía hasta el cambio del Estatuto. Si pasados dos meses desde la primera sesión de investidura, no hay acuerdo, se convocan elecciones de modo automático. Nunca antes; es decir, la presidenta en funciones tiene que agotar todo ese tramo antes de poner su firma en el decreto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios