Planes Todas las actividades que podrás hacer en la Noche en Blanco y sus precios

La vuelta a clase

Andalucía permite una distancia menor a 1,2 metros en las universidades

  • Se podrá reducir para que los alumnos tengan presencialidad plena este curso

El Rectorado de la Universidad de Sevilla, sin apenas alumnos el pasado curso.

El Rectorado de la Universidad de Sevilla, sin apenas alumnos el pasado curso. / Juan Carlos Muñoz

A cinco días de que comience el nuevo curso en las universidades públicas sevillanas, el planteamiento para su arranque puede cambiar después de la reunión del comité de expertos mantenida este martes ante la mejora de la situación epidemiológica en Andalucía, que supone una mayor flexibilidad de las restricciones para hacer frente al Covid.

Una de las medidas acordadas atañe a la enseñanza superior, en cuanto las autoridades sanitarias permiten que la distancia de los estudiantes en las aulas de las facultades sea menor a 1,2 metros, una obligación que había llevado a los rectores de la Universidad de Sevilla (US) y la Pablo de Olavide (UPO) a descartar la presencialidad máxima en el arranque de las clases.

En la nota de prensa enviada tras dicha reunión, el último apartado se refiere a la situación de las universidades, en el que se informa de que “podrán continuar desarrollando su actividad de forma presencial”. “En cualquier caso, deben adoptar las medidas organizativas y preventivas indicadas por la autoridad sanitaria”, detalla el Comité Regional de Alto Impacto en Salud Pública, que añade que “se han actualizado –en coherencia con la actualización aprobada en la Comisión de Salud Pública nacional– las medidas para este curso con el objetivo de permitir la máxima presencialidad del alumnado (mientras la situación epidemiológica lo permita)”.

Fuentes de la Consejería de Universidades explican al respecto que el ministerio del mismo ramo ha dado “recomendaciones” y que es la Junta de Andalucía la que, en última instancia, decide. “En este caso, si se puede mantener la distancia marcada por el ministerio, se hace. Si no, dados los datos actuales, se permite la presencialidad máxima”, señalan desde el departamento que dirige Rogelio Velasco.

Las universidades sevillanas

Por tanto, y en la actual situación de la pandemia en Sevilla, en la que los datos de contagio van a la baja, los rectores de la US y la UPO tienen la posibilidad de reducir la distancia de seguridad entre los estudiantes y hacer posible que todos acudan a clase, al menos, en el inicio de curso. Una decisión que habrían de tomar antes del próximo lunes, cuando está previsto que comiencen las clases en las dos instituciones académicas.

El rector de la Hispalense, Miguel Ángel Castro, tiene previsto informar al respecto en una rueda de prensa fijada desde hace días para el próximo jueves. En la US, aunque la principal apuesta ha sido siempre la presencialidad plena, la obligación de mantener una distancia de 1,2 metros hacía imposible que este formato se llevará a cabo al 100%. Por tal motivo, en la reunión mantenida la semana pasada con directores de centros y decanos se optó por que en las facultades que carecieran de espacio el aforo máximo de las aulas sea del 50% y se establezcan grupos rotatorios en la asistencia a las facultades, por lo que se combinará la enseñanza presencial y telemática, como el curso pasado.

En la UPO también se ha optado por el modelo semipresencial, aunque las clases teóricas serán totalmente on line y las prácticas, presenciales. Esta universidad desarrolla durante esta semana unas jornadas de puertas abiertas para que los alumnos conozcan sus instalaciones y el modelo que se desarrollará este curso, que ahora, tras la última resolución de los expertos, puede también modificarse.