El futuro laboral de los sevillanos

Aumenta el número de jóvenes que desean ser funcionarios

  • El informe de la Cámara de Comercio demuestra la gran divergencia entre las perspectivas de trabajo que tienen los alumnos de instituto y la realidad laboral

Comentarios 3

El mundo empresarial no convence a los jóvenes sevillanos. El séptimo informe de Eusa, el centro universitario de la Cámara de Comercio, demuestra que la función pública se consolida como opción laboral para las nuevas generaciones. Una perspectiva determinada por varios factores: una visión muy pesimista sobre el emprendimiento en Andalucía y una información demasiado limitada al entorno más cercano. A este hecho se une la divergencia entre deseo y realidad, pues muchos de los alumnos de instituto creen que tardarán menos de un año en encontrar trabajo una vez finalizada su formación académica y que su primer sueldo alcanzará los 1.500 euros. Una auténtica quimera.

El estudio parte de una muestra en la que se han consultado a 6.670 estudiantes de entre 15 y 18 años, que cursan cuarto de la ESO y primero y segundo de Bachillerato. Los cuestionarios se realizaron entre octubre de 2017 y mayo de este año. Han participado centros de enseñanzas medias de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Huelva, Badajoz y Cáceres. Los datos del informe se dieron a conocer ayer en la sede de Eusa, en un acto en el que participaron el presidente de la institución cameral, Francisco Herrero; el director del centro universitario, Javier Fernández; y el director de márketing de la Cámara de Comercio, Ramón Bullón.

La universidad sigue representando el futuro académico de la mayoría de los jóvenes. Especialmente de los sevillanos y los onubenses. Pese a que desde hace años el mercado laboral advierte de que se requiere un perfil más técnico (acorde con las FP), los alumnos de los institutos –y ahí se observa la influencia familiar– siguen decantándose por estudiar un grado. Aunque, claro, una cuestión es el deseo y otra bien distinta, la realidad, pues como apuntó Javier Fernández, el 75% de los adolescentes que quiere estudiar una carrera dista del porcentaje que las acaba.

Respecto a las áreas en las que les gustaría trabajar, la educación y la sanidad son las de mayor demanda, muy por encima del resto. Aquí aparece ya un avance del puesto laboral que les gustaría desempeñar, pues ambas especialidades están muy relacionadas con la función pública. Les siguen la tecnología y defensa.

Las perpectivas laborales de los adolescentes Las perpectivas laborales de los adolescentes

Las perpectivas laborales de los adolescentes / Gráfico: Departamento de Infografía/ Fuente : EUSA

También resulta digno de apreciar que tres cuartas partes de los encuestados nieguen que existan profesiones vinculadas a un género. Sólo un 5% considera lo contrario y admite que desempeñarlas supondría una dificultad por dicha relación.

Pero, sin duda, el dato que constata que el espíritu emprendedor sigue estando poco presente en las aulas es el que concierne al futuro laboral de los alumnos de enseñanzas medias. Casi el 45% (prácticamente la mitad) se decanta por ser funcionario, un porcentaje que ha crecido cuatro puntos en los tres últimos cursos. Por contra, la posibilidad de montar un negocio y convertirse en empresario sólo la contempla el 30% de los encuestados. Esta cifra, al contrario de la anterior, ha disminuido cuatro puntos, y ello, pese a que la figura del empresario está bastante valorada por los estudiantes.

¿Qué ocurre entonces para que los jóvenes se decanten por la función pública? La respuesta se encuentra en los motivos que les lleva a elegir uno u otro modelo de trabajo. La estabilidad laboral y salarial que aporta un puesto en la función pública se convierte en la razón principal para optar por esta vía de trabajo. Valores distintos a los que requiere el emprendimiento, donde la inversión económica y el riesgo siempre están presentes. No obstante, hay que matizar que los jóvenes gaditanos y sevillanos son los que se encuentran más dispuestos a desarrollar un futuro empresarial. Los cordobeses, por contra, siguen presentando una mayor disposición a ser funcionarios.

En esta decisión influyen tanto las preferencias familiares como la información que reciben en los centros educativos. En el primero de los factores ha de tenerse en cuenta que la mayor parte de los encuestados tiene como referente laboral a sus progenitores. Aunque también hay personajes públicos que se toman como modelo. Tal es el caso del español Amancio Ortega, Steve Jobs o Bill Gates. Sin faltar tampoco futbolistas e influencers. Los menos valorados, en este sentido, son los escritores y abogados.

En cuanto los centros de enseñanza, la Cámara de Comercio estima que la labor docente se centra mucho en la formación académica pero ha de mejorarse la información laboral que se les aporta a los alumnos. “En demasiados casos sólo se les transmiten datos del entorno productivo más cercano, lo que limita sus posibilidades de empleo”, refirió el director de márketing de la institución cameral.

Por tal motivo, la entidad que preside Francisco Herrero lleva años promocionando el emprendimiento en las aulas. El próximo curso se editará un catálogo con las posibilidades que tienen los jóvenes para poner en marcha un negocio en la provincia.

Esta falta de información justifica la divergencia entre las perspectivas de los adolescentes y la realidad del mercado. Los más optimistas, en este sentido, son los estudiantes de Sevilla y Cádiz. El 71% de los jóvenes sevillanos cree que tras culminar su formación académica encontrará un empleo acorde a su especialidad en menos de un año. Más sorprendentes resultan los datos relacionados con el salario a percibir. El 31,5% estima que su primer sueldo oscilará entre los 1.000 y 1.500 euros. Nada más lejos de la realidad. La última Encuesta Anual de Estructura Salarial, publicada por el INE, demuestra que el sueldo medio para menores de 25 años es de 713,65 euros en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios