Obituario

Muere Jorge Benavides, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Sevilla

  • Era un experto en urbanismo y patrimonio, de los que estudió su evolución en diferentes etapas

Jorge Benavides, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Sevilla.

Jorge Benavides, profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Sevilla. / José Ángel García (Sevilla)

Ha fallecido en Sevilla el profesor Jorge Benavides Solís, experto en urbanismo y patrimonio. Fue profesor de la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla, autor y coordinador de muchos trabajos sobre la evolución de la arquitectura, fino observador de estas materias y colaborador de las páginas de Opinión de Diario de Sevilla

Dedicó buena parte de sus esfuerzos a estudiar y denunciar los desmanes urbanísticos que se produjeron en Sevilla y su área metropolitana durante la burbuja económica que se rompió en 2007 y dio origen a una fuerte crisis económica y financiera. 

Benavides nació en un pueblo ecuatoriano de 1.300 habitantes, San Gabriel, una pequeña población en la frontera entre Ecuador y Colombia que fue su "patria de la infancia". A Sevilla llegó hace casi tres décadas por motivos familiares. La capital de Andalucía fue su "lugar en el mundo", un sitio donde siempre se sintió "cómodo", prueba de ello es que dedicó su actividad científica e investigadora a esta tierra. 

Antes de llegar a Sevilla cursó estudios en Quito, Madrid y Roma, ciudades donde fue perfilando un currículum dedicado al análisis de la ciudad como "producto cultural" y del patrimonio histórico en general. Se terminó dedicando al estudio de las grandes aglomeraciones urbanas. Siempre fue una persona muy educada y que hablaba un español melódico y con un punto irónico nunca hiriente.

Como escribió Luis Sánchez-Moliní en una amplia entrevista publicada en 2013, Jorge Benavides se negó siempre a pertenecer a esa casta de profesores universitarios alojados en su torre de marfil y ajeno a los problemas que le rodean, lo que le llevó a participar asiduamente como articulista en distintos periódicos para denunciar los desmanes del urbanismo posmoderno, la especulación inmobiliaria o la desaparición de las villas regionalistas del barrio de Nervión

Precisamente en esta entrevista dejó clara su explicación sobre este urbanismo posmoderno que  tanto estudió y cuyos efectos perniciosos denunció: "El urbanismo posmoderno es el que nace a partir del modelo de expansión de la ciudad de Los Ángeles, un modelo que consiste en ocupar el territorio de forma indiscriminada y con baja densidad, creando una periferia sin centro. En esta ciudad norteamericana, la ocupación es de 15 viviendas por hectárea y todos los problemas de tráfico se intentan solucionar con la construcción de autopistas. En consecuencia, es una ciudad hecha para los vehículos. Con bajas densidades de población no se pueden conseguir equipamientos de proximidad y, en consecuencia, es obligatorio desplazarse en coche, por lo que se contamina y, a la larga, se cambia el medio ambiente".

El profesor Benavides analizó durante muchos año la evolución del urbanismo en una comarca como el Aljarafe, donde la construcción de adosados se disparó con el boom inmobiliario: "En el Aljarafe no sólo se ha destruido el paisaje, sino que se ha esterilizado el suelo y, en consecuencia, se han alterado las condiciones ambientales. La densidad es de 22 viviendas por hectáreas, con urbanizaciones de parcelas muy grandes con gran coste de mantenimiento y con aceras de tres metros de anchas que no van a ser utilizadas nunca, todo un despilfarro. Se ha ocupado indiscriminadamente el suelo, creando pequeñas islas en un mar que es el territorio, estas superficies han dejado de ser un suelo productivo para convertirse en un suelo de expectativas financieras".