calle rioja

No hubo 'Boda Roja' en el menú

  • Empatía. Antonio Muñoz abrió las puertas del Alcázar a la delegación del Manchester United en su visita a Sevilla y pasaron por los escenarios donde se rodó 'Juego de Tronos'

Nzonzi y Mercado en un lance con Lukaku en el Sevilla-Manchester United de la ida en Nervión. Nzonzi y Mercado en un lance con Lukaku en el Sevilla-Manchester United de la ida en Nervión.

Nzonzi y Mercado en un lance con Lukaku en el Sevilla-Manchester United de la ida en Nervión. / antonio pizarro

Hoy lo van a echar de menos en el palco de Old Tradford. Como el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, se encontraba en Bruselas, Antonio Muñoz, teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, lo representó en la recepción que la ciudad le brindó a la delegación del Manchester United cuando vino al partido de ida de los octavos de final de la Champions. Sevillista confeso, Muñoz no estará hoy en Manchester. El alcalde lo ha mandado a Buenos Aires para asistir a la red de ciudades magallánicas y apostar para que la próxima reunión de ciudades unidas por la circunnavegación se celebre en Sevilla.

Nada tan redondo, parábola de la circunnavegación, como un balón de fútbol. Muñoz se dirigió en inglés a los visitantes, se hizo fotos con dos mitos del fútbol inglés y del rival del Sevilla, Bobby Charlton y Alex Ferguson. "Se quedaron tan impresionados con la visita al Alcázar", cuenta el delegado, "que en su intervención dijeron que para la vuelta tendrían que pedir prestado el Palacio de Buckingham".

El cónsul británico, Joe Cooper, es del United, y verá el partido con su hijo Alberto, sevillista

La delegación inglesa visitó algunos de los lugares del Alcázar donde se rodó Juego de Tronos. "Los tranquilicé y les dije que no se preocuparan, que el menú del día no incluía Boda Roja", dice Muñoz en referencia a la masacre acaecida en la serie en la Guerra de los Cinco Reyes. "Bobby Charlton no está muy familiarizado con la serie", apunta Joe Cooper, cónsul británico en Sevilla y testigo de la recepción, "pero a los más jóvenes les impresionó. El presidente del Manchester United le hizo fotos a la zona que eran los lagos del reino de Dorne para mandárselas a sus hijos".

Las dos delegaciones llevaban corbatas rojas, el color que distingue a sus equipaciones. El verde es del eterno rival y del Celtic de Glasgow, al que Mourinho, siendo entrenador del Oporto, derrotó hace quince años en Sevilla en la final de la UEFA disputada en el estadio de la Cartuja.

Muñoz recuperó una historia de hermandad entre ambas ciudades y equipos que le contó su amigo Luis Miguel Rodríguez. Este empresario de Carmona acompañó más de una vez a la docena larga de aficionados del Manchester United que durante un par de temporadas iban a todos los partidos del Sevilla. "Se sentaban en Gol Norte", cuenta este empresario. Pertenecían a una empresa inglesa, Merville, con talleres en Carmona, que se dedicaba al diseño y decoración de interiores de los pabellones que se preparaban para la Expo.

En el bar Utopía de Carmona prendió la chispa del sevillismo prestado de estos aficionados que volvieron a su país. "Un par de ellos tardaron más porque se echaron novia". Igual alguno asiste hoy a Old Tradford y recuerda aquellas vivencias de los primeros años noventa en las que se oían los cánticos: "Glory, glory, man united..."

Bobby Charlton le contó a Antonio Muñoz que estuvo en Sevilla invitado al Festival de Cine y Deporte. Una gala con estrellas del fútbol a la que además de Charlton acudieron el brasileño Rivelino, el argentino Kempes y los españoles Luis del Sol y Luis Suárez, de la época del gol de Marcelino a la Unión Soviética.

Joe Cooper vivirá el partido con el corazón partido, como buen diplomático. "Yo soy del Manchester United. Aunque nací en Gales, mis padres son de dos pueblos próximos a Manchester. Mi hijo Alberto es sevillista". Y sevillano como su hermana Victoria. "Nacieron en el hospital Macarena, donde mi mujer trabaja como enfermera de Ginecología". Padre e hijo verán el partido juntos en su casa, "cada uno con nuestra bandera".

El anfitrión Muñoz habló de los paralelismos entre ambas ciudades. Las dos tienen dos equipos de fútbol, dos mitades como las que se asoman a ambos lados de sus ríos, el Guadalquivir en Sevilla -su nombre romano le da nombre al otro equipo de la ciudad- , el Mersey en Manchester. "Nuestras ciudades son importantes centro regionales, áreas metropolitanas en continuo desarrollo con una gran historia detrás. Manchester como uno de los puntos donde se inició la revolución industrial. Sevilla el puente entre el Viejo y el Nuevo Mundo desde finales del siglo XV".

Como en cualquier capítulo de Juego de Tronos, las espadas están en alto. Al Sevilla le sientan mejor las metáforas de la saga de George R.R. Martin que las de Shakespeare, apellido del entrenador del Leicester que los frenó en seco en su anterior envite. Muñoz hermanó los atributos musicales de Manchester -Oasis, Joy Division, The Smiths- con la música de Semana Santa y de Feria, marchas procesionales y sevillanas, con la ópera del Maestranza.

El cónsul Cooper suscribe el entusiasmo que la visita al Alcázar provocó en la delegación del Manchester United en la previa del partido de ida. Hace quince años, tuvo que llamar a Julio Cuesta porque en el pub Flaherty de la calle Alemanes se quedaron sin cerveza ante la demanda de los aficionados del Celtic de Glasgow que perdieron contra el Oporto de Mourinho y se ganaron las simpatías de la ciudad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios