Mercedes Carbonell Sánchez-Gijón

Botiquín de aceites para las penas

  • Llegó a Sevilla con 17 años a estudiar Bellas Artes. Predica la positiva influencia de los aceites en su obra gráfica y literaria y vive en la web

Comentarios 1

PERSONAJES pintorescos y sucesos extremos. Amable eufemismo de la contraportada de su novela Gran Ecuador (Metropolisiana) para referirse a la exagerada vida, Bryce Echenique dixit, de Mercedes Carbonell Sánchez Gijón (Cádiz, 1963). Baja del taxi en la Avenida María Luisa pizpireta y sonriente. "He llorado tanto que sólo pienso en divertirme". El taxista no debe saber que esta pasajera es pintora, actriz, novelista, diseñadora de bolsos y lleva consigo un botiquín de aceites esenciales. "En Sevilla cuando te encuentras con alguien lo primero que te cuenta son sus penas. Le pregunto qué le duele y le recomiendo uno de estos aceites, la sangre de las plantas".

El jueves 30 de enero, arropada por Christine McArdle y Tom Kerr, hablará en el Café Casino de la influencia de estos aceites esenciales en su obra gráfica y literaria. Con la primera, esta pintora intentará sufragar con la venta de un centenar de litografías los costes de un bufete de abogados y de su cuarto viaje a Ecuador "para atrapar a Ed Tuttle". El norteamericano que abusó sexualmente de esta gaditana el día de la Lotería de 2009 en un hotel de ese país. "He hablado con Jaime Rodríguez Sacristán, psiquiatra sevillano e hijo predilecto de la ciudad de Guayaquil".

Un café en el bar Citroën. "Mi casa está en Sevilla, pero vivo en la web. Donde hay trabajo. Yo no creo en la crisis. Mi mensaje para los sevillanos es que no estén tanto tiempo en Facebook y se bajen del ordenador cursos on line de inglés, chino o de informática. Que no pierdan el tiempo en llorar. Lo dice quien lloró mucho".

Prima hermana de la actriz Aitana Sánchez-Gijón, es la señora del estanco de Atún y chocolate que dirigió y protagonizó su hermano Pablo Carbonell. Gran Ecuador se lo presentó Wyoming en Madrid y Eva Hache en Sevilla. "Esta semana me llega de Valencia una muñeca de las escuelas Waldorf, será mi alter-ega".

Llegó a Sevilla desde Cádiz con una escala de cuatro años en Huelva. Recurrió y ganó el suspenso en la selectividad, pero se incorporó con dos meses de retraso a los estudios de Bellas Artes, en la clase de Fede Guzmán, Victoria Gil o José María Larrondo. "Me quedaba en una residencia de Los Remedios, pero era época de restricciones de agua y para poder ducharme me busqué otra residencia más próxima a Laraña, en la calle Feria".

Paseamos por la plaza de España. Casualmente, nos sentamos en el banco de Alicante. Busca el topónimo Alcoy, ciudad donde nació Antonio Carbonell, el empresario que en 1866 funda la fábrica de aceites. "De ahí me vendrá. Hace poco intervine como ponente en el primer congreso internacional de Economía Consciente". Eso tampoco lo debía saber el taxista. Amiga de la pintora Carmen Laffón, últimamente de la práctica de la pintura la aleja el olor a aguarrás.

Creció en una familia de artistas con un hermano mayor con veleidades falangistas y una hermana pequeña, Nuria, que falleció hace dos años. "Era la más artista de todas". Nuria Carbonell era la hija de Chus Lampreave en Torrente 1, donde Mercedes hace un corto papel. Su primera exposición como pintora la hizo en Londres "porque me cogió allí", dice esta Amada Invencible.

Prepara el acto del jueves, en compañía de Bruno Pantoja, de BRN Conceptos, con sendas escapadas a Madrid y Marbella. Nació el 7 del 9 del 63. El día multiplicado por el mes da como resultado el año cernudiano. Nació el mes noveno y en nueve meses hizo tres viajes a Ecuador. Le quedan dos libros para completar esta trilogía de novelista novel.

Le encanta ese país que tanto le ha hecho sufrir. En ese paso del Ecuador conoció a uno de sus principales valedores, Eusebio Guarderas, un abogado afincado en París que presentó en Sevilla la novela La verdadera historia de Noé y el Gran Diluvio. Ha sido asesora pedagógica en cursos de yoga para mujeres que han sufrido violencia de género. Tiene su estudio en el Porvenir, donde Miss Essential Oils, su seudónimo en la web, conjuga sus múltiples facetas. En su presentación, impartirá un taller de aceites con los métodos de Young Living. "Los empecé a usar hace siete años y me cambiaron la manera de mirar la vida. Lo único malo es que nunca enfermas". Ni un estornudo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios