Calle Rioja

El Calvario sale todos los días en Canalejas

  • Compromiso. Por tercer año consecutivo la recaudación del bar Donald, incluidas las propinas, van para Cáritas de la parroquia de la Magdalena

La animada hora del aperitivo en el bar Donald, de la calle Canalejas. La animada hora del aperitivo en el bar Donald, de la calle Canalejas.

La animada hora del aperitivo en el bar Donald, de la calle Canalejas. / José Ángel García

POR tercer año consecutivo, toda la recaudación del día de hoy del bar Donald, en la calle Canalejas, irá destinada a Cáritas de la iglesia de la Magdalena. Una iniciativa de Mariano García Romero (Sevilla, 1957), propietario del local, al que llegó casi con pantalones cortos hace 44 años cuando lo regentaba Manuel Ávila Romero.

La idea es mitigar el Calvario real, como el titular que cada Madrugada sale de esta parroquia, de muchas personas que carecen de lo más básico. Vasos comunicantes entre ese placer cotidiano, tan sevillano, de una cervecita con tapa acompañada de la tertulia del amigo, de la confidencia del compañero de trabajo y la precariedad del que carece de medios para ese esparcimiento y muchas veces de la compañía.

“Por algunos casos concretos, he podido observar que en Cáritas de la Magdalena, como en todas las iglesias, ayudan a mucha gente”, dice Mariano. “Cuando una familia pierde el piso, le dan dos meses de señal. Cáritas siempre encuentra la colaboración de un vecino, de un amigo”.

Hasta las propinas del día se han destinado a Cáritas, con lo que los once camareros del local, incluido su propietario, contribuyen a la causa. “Yo voy a misa, poco pero voy, desde que estoy casado voy algo más porque mi mujer es de misa diaria y he podido conocer desde dentro lo que ayuda la Iglesia. Tenemos un alcalde como Juan Espadas que no se avergüenza de ser socialista y católico practicante, yo tampoco me avergüenzo de ayudar a Cáritas, lo hago muy gustosamente”.

En 1975, Mariano cogió las riendas del local con otros dos socios, Juan Pazos y Manuel Japón. Cuando éstos se jubilaron en 2016, se quedó con el negocio. Ha atendido en la propia cafetería e incluso en los estudios de Radio Sevilla a iconos de la radiodifusión como Iñaki Gabilondo, Jesús Quintero o Carlos Herrera. Una élite de juglares de Marconi de norte a sur.

La denominación de origen de Donald es la ensaladilla rusa, una selecta chacina, carnes de Ávila, mariscos de Huelva y unos peces que ayer se multiplicaron como panes en esta ofrenda de generosidad: lenguado, lubina, dorada, pargo. El mar, la mar en la calle Canalejas. La gente se anima tanto en el interior como en la terraza. “En este local”, cuenta Mariano, “se fundó el Caja San Fernando de baloncesto con Leo Chaves y Pepe Sáez”.

Acompaña a su esposa, Gloria Cruz, a las conferencias que da en el extranjero, y viaja también por el mundo de los toros. Con su socio Josín Iriarte, dueño de la plaza guipuzcoana de Azpeitia, son apoderados del torero Curro Díaz, que la semana próxima torea en las Azores. “Yo recuerdo cuando por el Donald venían Antonio Márquez y Concha Piquer, don Manuel Chopera padre o Simón Casas con 18 años”.El dueño del Donald nació en el Muro de los Navarros, pero con un año ya estaba en Camas, donde su padre regentaba el bar Los Faroles, que frecuentaban toreros y banderilleros. Paisano de Sergio Ramos, que se casa el sábado y llenará de invitados el hotel Colón, vecino del Donald. El día que se constituyen los Ayuntamientos, incluido el de Sevilla. Más de un candidato hizo una parada en el Donald cuando pasó por los micrófonos de Radio Sevilla con Salomón Hachuel.

Cree que hay que ser un poco de todo para estar detrás de un mostrador. “La gente viene con sus problemas y tienes que ser psicólogo, mecánico, electricista, abogado...”. Ya no va el Yuyu por Canalejas, con el estribillo de la chirigota de los Borrachos, y ahora reina en La Cámara de los Balones Manu Sánchez, con la complicidad de Fran Ronquillo. “Más de una vez, Manu me ha llamado para el programa”.El 43 viene por la Magdalena, pasa por González Abreu y tiene parada junto a Gravina. Un buen sitio para bajarse y pedir alguna de las delicias en el bar de la radio y de las buenas noticias. La palabra Bote de las propinas suena a música celestial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios