Gira Jóvenes

Carmen Gómez-Acebo: “Los jóvenes deben generar impacto en la sociedad”

  • Carmen Gómez-Acebo asistió a la Fundación Don Bosco para dar a conocer las novedades del proyecto GIRA Jóvenes

Carmen Gómez-Acebo. Carmen Gómez-Acebo.

Carmen Gómez-Acebo.

La Sede de Fundación Don Bosco acogió, en la mañana de ayer, “GIRA jóvenes”, un programa por el que CocaCola lleva apostando desde 2012 y que impulsa la capacitación personal y profesional de los jóvenes. Este proyecto sumó un nuevo itinerario formativo ampliando así las experiencias laborales de sus participantes a través de la iniciativa Gastroescuela. Al evento, moderado por Beatriz Codes, Jefa de Comunicación de Región Suroeste Coca-Cola European Partners Iberia, acudieron personalidades como Antonio Mengual, Director Territorial de la Fundación Don Bosco, Conce Macías, Directora de Proyectos de Alma Natura, Pedro Sánchez Cuerda, Director del Grupo La Raza, María Lourdes Ballesteros García, Secretaria General de Políticas Sociales, Voluntariado y Conciliación de la Consejería de Igualdad, Política Social y Conciliación de la Junta de Andalucía y las representantes de Coca-Cola, Ana Gascón, Directora de Responsabilidad Corporativa y Carmen Gómez-Acebo, Directora de Responsabilidad Corporativa Coca-Cola European Partners Iberia.

Una iniciativa para la empleabilidad y capacitación de los jóvenes, ¿Son importantes estas iniciativas en un mundo donde parece que la juventud se descarrila?

El compromiso de Coca-Cola es intentar ser un agente positivo de cambio en las sociedades donde operemos. Nuestro compromiso, tanto con los jóvenes como con las mujeres, es rotundo dentro de nuestra estrategia y es por ello por lo que en estos dos colectivos centramos la mayor parte de nuestros programas sociales. En este caso, GIRA jóvenes que lleva en marcha desde 2012, demuestra este compromiso de Coca-Cola y esa apuesta y continuidad por ellos. Esta es la octava edición y desde luego seguimos apostando por los jóvenes de manera rotunda porque creemos en todas las potencialidades y capacidades que tienen. Además, queremos reducir esas diferencias de oportunidades que tienen por haber nacido en un sitio o en otro. Este proyecto quiere aportar su granito de arena para tratar de reducir esos desequilibrios. Por ello, presentamos un itinerario nuevo que trata de trabajar con institutos a nivel nacional, cinco de ellos en Sevilla, para que los jóvenes crean que ellos mismos son impulsores de cambio. Hay que sacar todas sus capacidades y que cada uno de ellos entre dentro de sí mismos y las conozca mejor y, por tanto, el camino a seguir. En definitiva, este es el objetivo; ayudar a reducir los desequilibrios de formación y de oportunidades laborales y tratando de aportar al desarrollo de los pueblos que acusan el tema de la despoblación, un problema actual de nuestro país.

Gómez-Acebo en un momento ayer en la Fundación Don Bosco. Gómez-Acebo en un momento ayer en la Fundación Don Bosco.

Gómez-Acebo en un momento ayer en la Fundación Don Bosco.

Estamos en una zona de la ciudad donde se necesita la ayuda de todos. Ha comentado los problemas de despoblación que sufre España. ¿Qué se debe fomentar o cómo debe ayudar la sociedad en este proceso?

Los chicos son los que generan posteriormente ese impacto positivo en el resto de la sociedad. Es decir, un chico como los que hemos visto en el día de hoy que viven dentro de sus propias carnes esa apertura de oportunidades que tienen, después ellos en sus familias y entornos de amistad son los que generan el siguiente cambio. El primer cambio se lo generan a ellos mismos, en la actividad o trabajo que hagan pero, además, son un elemento fundamental y un ejemplo para el resto de la gente que está a su alrededor. Por ello, son los propios chicos los que consiguen esos impactos positivos en la sociedad de forma multiplicativa.

Desde 2012 inmersos en este proyecto de inserción sociolaboral de los más jóvenes. ¿Cómo va a seguir Coca-Cola “construyendo esa pasión” entre ellos?

Debemos seguir trabajando duro. Tenemos este proyecto de GIRA Jóvenes pero otros muchos más. Tenemos el concurso de jóvenes talentos con un programa de ayuda a la escritura con concursos de redacción entre chicos de doce y trece años para impulsar ese gusto y conocimiento del mundo literario entre los jóvenes. Además, este año celebra su sesenta aniversario y tenemos que darle visibilidad. También, contamos con el concurso de teatro y sus Premios Buero que están dirigidos a chicos algo más mayores, de diecisiete a dieciocho años, y que trata de formar en el trabajo en grupo y la expresión verbal que tan importante es en el mundo que nos movemos. Deben ser capaces de comunicar claramente y de enfrentarse por ejemplo a presentaciones en público. Son algunos de los ejemplos en los que trabajamos diariamente. La apuesta de Coca-Cola va a ser continua y rotunda hacia los jóvenes porque creemos que son el futuro y son agentes impulsores del cambio, deben creérselo y actuar en consecuencia.

En el plano personal, todos hemos tenido dificultades en la vida. ¿Tiene algún consejo para cómo deben afrontar los problemas los jóvenes?

(Ríe). Yo no estoy capacitada para dar ningún consejo a nadie. Yo lo único que puedo hacer es ayudar, tanto en el plano personal como el profesional. Ellos mismos son los que se tienen que fijar en ellos, es decir, un chico que es capaz de darle un nuevo sentido a su vida, como un chico emigrante, y que sea capaz de ir encontrando su camino, su formación profesional, él ya es un ejemplo en sí mismo para el resto. Los consejos y ejemplos siempre son mejores los visuales que los de palabra y, en este caso, que ejecuten estos programas los chicos y que el resto de su entono lo vea, ya es un ejemplo.

San Juan Bosco dijo que “no hay jóvenes malos, sino jóvenes mal orientados”. ¿Qué opina de esta afirmación?

Lo que hay son jóvenes con dificultades y diferentes niveles de oportunidades y eso es lo que tenemos que ayudar a revertir. Es decir, no hay joven malo, en absoluto, todos los jóvenes tienen los mismos talentos en un sitio y en otro lo que pasa es que algunos han tenido la mala suerte de crecer en unos entornos que no albergan oportunidades y es que lo tratamos de revertir con estos programas. Aún así, pienso que todos los jóvenes son talentosos y todos tienen un montón de cosas buenas. Hay que ayudarles para que florezcan estas oportunidades y que ellos mismos se den cuenta de sus talentos y poder desarrollarlos y aportar su granito de arena a la sociedad.