Violencia en las consultas El Colegio de Médicos alerta del aumento de las agresiones

  • La asesoría jurídica contabiliza 15 ataques a galenos en 2017, el doble que en 2016

  • El desacuerdo con la asistencia recibida y la negativa a prescribir recetas, entre las causas

El presidente del Colegio de Médicos, Juan Bautista, en el centro, acompañado por portavoces médicos y de enfermería, junto a autoridades policiales. El presidente del Colegio de Médicos, Juan Bautista, en el centro, acompañado por portavoces médicos y de enfermería, junto a autoridades policiales.

El presidente del Colegio de Médicos, Juan Bautista, en el centro, acompañado por portavoces médicos y de enfermería, junto a autoridades policiales. / juan carlos vázquez

El Colegio de Médicos de Sevilla alerta del incremento de la violencia en las consultas. La asesoría jurídica de la institución profesional contabilizó 15 agresiones a médicos en Sevilla durante el pasado año, más del doble de los casos registrados en 2016, si bien el número de episodios violentos registrados en el Colegio de Médicos ha fluctuado los últimos años: en 2011 se registraron 26 agresiones; en 2012 fueron 15; 27 casos en 2014; 15 en 2015; siete en 2016; y 15 durante 2017. En el último balance anual, Sevilla ocupa el tercer puesto en número de actos violentos contra médicos, superada por Málaga (27 agresiones) y Cádiz (31). En el ámbito andaluz fueron 122; y en el conjunto estatal se han registrado 515 agresiones a médicos, una lacra en aumento.

El secretario del Colegio de Médicos, Juan Manuel Contreras, explicó que estos datos sólo reflejan "la punta del iceberg" de la violencia en las consultas, al incidir en que muchos problemas de convivencia en los centros sanitarios, públicos y privados, no llegan a denunciarse.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS), por su parte, ha contabilizado 56 asistencias letradas a profesionales (médicos, enfermeros, celadores, etcétera) víctimas de agresión en Sevilla durante el año pasado; y ha registrado 54 sentencias condenatorias, 12 de ellas por delitos de atentado. Según los datos del SAS, el 30,7% se registran en diplomados sanitarios (enfermería), el 30,6% en personal médico; el 16,7% en auxiliares de enfermería; 8,1% celadores; y resto en personal de gestión y servicios.

FUENTE: Organización Médica Colegial de España y Colegio de Médicos. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Organización Médica Colegial de España y Colegio de Médicos. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Organización Médica Colegial de España y Colegio de Médicos. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

El letrado del Colegio de Médicos de Sevilla Santiago Campo recordó este jueves, en el Día Nacional contra las agresiones en el ámbito sanitario, que durante el pasado año la asesoría jurídica que dirige logró cuatro sentencias en las que se reconoce el delito de atentado a la autoridad, lo que se traduce en penas de cárcel y multas para los agresores.

"Junto a las amenazas, insultos y agresiones físicas, en los últimos años hay que destacar el notable incremento de delitos relacionados con las nuevas tecnologías que afectan al prestigio de los profesionales y que carecen de tipificación", advirtió ayer Santiago Campo, al apuntar a redes sociales como Facebook, Twitter o Youtube. En opinión del letrado del Colegio de Médicos, "sería conveniente crear nuevas figuras en la legislación" para proteger a los profesionales en servicios públicos, tanto en la sanidad como en la docencia.Las áreas sanitarias más afectadas por la violencia son los centros de salud (cinco agresiones en Sevilla durante 2017) y las Urgencias, tanto hospitalarias como en Atención Primaria. Las principales causas que desencadenan actitudes agresivas entre los usuarios: discrepancias con la atención médica recibida y la negativa del médico a recetar medicamentos propuestos por el paciente.

El presidente del Sindicato Médico de Sevilla, Rafael Ojeda, subrayó el vínculo entre los problemas de convivencia en los centros sanitarios y los recortes: "El límite de los médicos a la hora de derivar y a la hora la prescribir determinados medicamentos tiene razones económicas; pero provoca que el médico tenga que soportar de manera excesiva el peso de los recortes, lo cual termina enturbiando la relación con el paciente". Ojeda recordó que "las comunidades autónomas que invierten más en sanidad, como País Vasco y Navarra, registran una tasa más baja de agresiones; mientras que las comunidades autónomas que invierten menos en salud por habitante, como Andalucía y Extremadura, tienen la incidencia más elevada en agresiones a médicos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios