Sequía en Andalucía Doñana agoniza de anemia

Sevilla

Concentración para salvar el ficus de San Jacinto de la tala

Las personas concentradas para exigir la salvación del árbol.

Las personas concentradas para exigir la salvación del árbol. / Juan Carlos Muñoz

El ficus no se tala. Esa es la exigencia de las decenas de ciudadanos que se manifestaron en la tarde de este jueves ante la trianera iglesia de San Jacinto. Tras una importante movilización en internet, con una petición en change.org que superó las 50.000 firmas, los ciudadanos han pasado a la acción ante la que consideran “inminente tala” de este ejemplar singular. La Gerencia de Urbanismo concedió la licencia para su apeo el pasado 31 de mayo tras recibir la comunidad de frailes dominicos el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico; y tras un informe elaborado por los propios técnicos de Parques y Jardines que constataban que sin los ciudadanos necesarios, especializados y continuados, la supervivencia del ficus era incompatible con la seguridad de los viandantes y del propio templo.

Las personas que se han manifestado aducen que el ficus es perfectamente viable con los cuidados adecuados. Pero desde la comunidad parroquial han expresado en diversas ocasiones que no cuentan con los recursos necesarios para ello. El párroco de San Jacinto, Javier Rodríguez, señaló en declaraciones a Europa Press que a la parroquia le “sobrepasa esta situación”, aludiendo al coste que supone para el templo el mantenimiento de este ejemplar. Solo la “buena poda” aplicada al ficus en 2021 costó 12.000 euros para una iglesia que recauda “unos 500 euros para pagar la luz y poco más”, aseguró Rodríguez, exponiendo esta problemática.

Desde la comunidad parroquial se ha intentado en más de una ocasión que el Ayuntamiento se hiciera cargo del árbol cediendo para ello el espacio en el que se encuentra. Así lo han pedido también muchas de las personas que se manifestaron ayer, o el catedrático de Ecología Enrique Figueroa, que consideró en este periódico que era la mejor opción. Desde el Ayuntamiento no se ha contemplado esta opción, conscientes del enorme peligro que supone el árbol por la continua caída de ramas.

El árbol, además de haber estado a punto de causar la muerte a varios viandantes, está provocando graves daños en el templo. Así se constata en el Informe sobre la afección que el ficus macrophylia ubicado en el compás de la parroquia de San Jacinto origina sobre el monumento, que ha publicado este periódico. Las raíces que se acumulan en el compás están desecando el terreno que pierde consistencia y el muro se va volcando hacia el exterior. La fachada principal está adquiriendo un desplome que se puede cuantificar en un desplazamiento horizontal máximo a la altura de la bóveda principal de 129 milímetros. Este desplome ha ocasionado la rotura de la bóveda, manifestándose una grieta sobre el coro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios