Sevilla

El Consejo reclama al Ayuntamiento que le exima de la tasa de la carrera oficial

  • Las cofradías piden que se les aplique la tasa cero, como se hace con los rodajes. El argumento es que son generadoras de ingresos y que el dinero que pagan se resta de lo que emplean en caridad.

Una rebelión tranquila pero firme. El Consejo General de Hermandades y Cofradías quiere dejar de pagar la tasa fiscal por la instalación de las sillas y palcos que conforman la carrera oficial de Semana Santa. Desde la institución que aglutina a todas las corporaciones sevillanas reclaman el mismo trato que se dispensa, por ejemplo, a las productoras que ruedan en suelo sevillano, a las que el Consistorio exime del pago del canon por considerar que crean negocio y realizan una promoción de la ciudad en el exterior. El Consejo considera que las hermandades generan mucho dinero para la ciudad y que, por tanto, también deben estar libre de esa carga fiscal propuesta por la Gerencia de Urbanismo. El presidente, Carlos Bourrellier, mantendrá un encuentro este jueves con el delegado de Fiesta Mayores, Gregorio Serrano, para trasladarle esta cuestión para que medie con el alcalde y Urbanismo.

"No queremos que se nos cobre como si fuéramos un velador. ¿Por qué tenemos que pagar si generamos una gran cantidad de ingresos para la ciudad? No es de recibo". La postura del Consejo, como se desprende de las palabras de su presidente, Carlos Bourrellier, es clara. Ya lo era con su antecesor en el cargo, Adolfo Arenas, con quien se negoció pagar sólo el 20% del total de la tasa por la instalación de las sillas. El primer año de mandato de Arenas sí se abonó el 100%, alrededor de unos 50.000 euros, para pasar posteriormente a sólo abonar alrededor de 12.000. En cualquier caso, y pese a esta importante rebaja, Bourrellier puntualiza que la cifra debería se cero. El argumento es claro: la cantidad que se pague se deja de emplear en los más necesitados. "Todo el dinero que reciben las hermandades se revierte en la sociedad multiplicado por dos. Lo que se retribuye por la tasa no se destina a ayudas sociales, a pagos de recibos de luz, de hipoteca, de agua, a libros para el colegio... Eso es lo que hacen las cofradías con ese dinero. No es un beneficio que nosotros tengamos, ni un dinero que se emplee en hacer un viaje, por ejemplo".

El Consejo también apunta a que en ninguna otra ciudad andaluza el Ayuntamiento cobra a las cofradías por la instalación de la carrera oficial. Todas estas cuestiones serán trasladadas por Bourrellier a Gregorio Serrano en una reunión que mantendrán este jueves por la tarde. El dirigente cofradiero se muestra confiado para llegar a un acuerdo: "El alcalde, Juan Ignacio Zoido, y el Ayuntamiento son sensibles a este tipo de cuestiones. Saben de la importante labor social que realizan las hermandades, y más en estos tiempos de crisis. Además de que somos generadoras de ingresos para la ciudad. El Ayuntamiento tiene muchas otras maneras de recaudar esos 12.000 euros que nosotros pagamos ahora".

El Ayuntamiento, en su propuesta fiscal por la utilización de la vía pública para 2014, mantiene las mismas tasas que aplicó el año pasado por la instalación de las sillas de la carrera oficial. Por cada silla en la Campana el Consejo debe pagar 1,83 euros. En la calle Sierpes, desde la Campana a la calle Rivero: 2,12 euros. En Sierpes, desde Rivero a la Plaza de San Francisco, inclusive: 2,31. En la Plaza de San Francisco (tribuna o palco): 3,05. En la Avenida de la Constitución, hasta García de Vinuesa: 0,90. En las tribunas de la Avenida: 1,59. En la Avenida, desde García de Vinuesa hasta el final: 0,68. En el resto de zonas de la carrera oficial el importe a pagar es de 0,31 euros por silla. El pasado año sí se produjo un incremento importante de las tasas, aunque no se alcanzó el 84% propuesto inicialmente por Urbanismo. En la plaza de la Campana, por ejemplo, la subida fue del 6%; en los palcos de San Francisco, del 40% y en la Avenida, del 6%. Desde Urbanismo justifican que las tasas que se aplican apenas suponen un euro por cada abono de la carrera oficial, cuyo importe osciló entre los 147,77 euros de un asiento en la Campana y los 67,54 de uno en la Plaza de la Virgen de los Reyes, último tramo del recorrido común de las cofradías.

El dinero que obtiene el Consejo de Cofradías por la explotación de la carrera oficial se reparte entre todas las hermandades que conforman el Consejo. La mayor parte es para las de penitencia y se divide en función del número de pasos. Un 6% va a las corporaciones de gloria. Las hermandades sacramentales se reparten el 0,30% de los ingresos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios