Voluntariado

Corazón sevillano en Los Andes

  • Muchos jóvenes culminan una gran labor en la zona degradada de Huancavelica (Perú) de la mano de la ONG Cooperación INnternacional

Foto de familia de los voluntarios Foto de familia de los voluntarios

Foto de familia de los voluntarios / M.G. (Perú)

Comentarios 0

Dicesiete estudiantes han realizado este verano el Programa de Promoción Social Internacional en Huancavelica (Perú), en su XXI edición consecutiva. Entre ellos ha habido varios sevillanos. Huancavelica es una de las zonas más desfavorecidas de Iberoamérica. En el programa se efectúan labores de construcción de viviendas, actividades educativas y de aprovechamiento del tiempo libre, sobre todo dirigidas a niños. En dos días específicos se realizaron actividades de promoción en la comunidad andina de San Juan de Astobamba, a 5.000 metros de altura. Los jóvenes voluntarios realizaron también actividades de apoyo a la mujer, a la infancia, a los ancianos y a los presos.

Como explican los universitarios, se trata de una actividad inolvidable. Las diferencias climáticas, sociales y culturales con Sevilla son muy grandes. Julio es el mes más frío del invierno huancavelicano, con una media de dos grados bajo cero por las noches. Pero principalmente impresiona ver la alegría y fortaleza de los habitantes de Huancavelica. Se trata del Tercer Mundo, pero la actitud y el comportamiento de la mayoría de ellos merece un reconocimiento propio del primer mundo.

A mediados del pasado mes el Ayuntamiento de Huancavelica decidió la denominación Gabriel Moreno Socías a una calle de la ciudad. Gabriel Moreno (1964-2018) fue director de la actividad los últimos 17 años. Falleció el pasado 22 de septiembre en Sevilla, como consecuencia de un infarto.

Labores de construcción de la casa Labores de construcción de la casa

Labores de construcción de la casa / M. G. (Perú)

La iniciativa del homenaje surgió por una propuesta de la regidora Elsa Benavente, y con el visto bueno de la solicitud presentada en el Consistorio, encabezado por Rómulo Cayllahua, alcalde de Huancavelica. La propuesta recogía 130 firmas de apoyo de ciudadanos huancavelicanos, y un resumen de la actividad realizada a lo largo de estos años. Es destacable la construcción –en las dos últimas décadas– de 20 nuevas viviendas y seis cuartos de baños para familias sin recursos económicos. Asimismo la donación de 1560 mantas y 500 abrigos; las visitas al asilo de ancianos Santa Teresa de Jornet; al comedor benéfico La Providencia, a la aldea infantil de San Francisco de Asís y al Centro Penitenciario san Fermín.Los 282 voluntarios asistentes –a lo largo de estos 21 años– han recibido también un homenaje recogido simbólicamente por los participantes de esta edición.

Por otro lado Moreno puso las bases para la realización de actividades extraescolares –en los días laborables– de las que se benefician cien niños en cada edición. A lo largo de este tiempo gestionó la búsqueda de recursos económicos para realizar estas iniciativas a través de donaciones de particulares, familias y empresas.

En agradecimiento a toda esta aportación el Ayuntamiento de Huancavelica ha hecho un reconocimiento póstumo por su invalorable apoyo a la ciudad, y –junto a la inauguración de una calle con su nombre– lo ha reconocido como promotor del voluntariado internacional.

La ONG Cooperación Internacional realiza actividades todo el año también en Sevilla

La edición de 2019 ha incluido diversas tareas. Diariamente el grupo se dividía en dos turnos. Por la mañana la mitad se dedicaba a las tareas de construcción de la casa de Ciriaco y María. Por las tardes se cambiaban las tareas. El ritmo de trabajo ha sido intenso. Los jóvenes se acostaban a las nueve de la noche agotados para poder levantarse a las 6.30. Todos han vuelto contentos y agradecidos por poder aportar un granito de arena a tantas personas tan buenas. Y con la convicción de que –como suele suceder cuando uno realiza un voluntariado– han recibido personal y humanamente mucho más de lo que han dado.

Una buena muestra de la experiencia vivida son las impresiones de Jaime, estudiante de 1º de ADE. “Han pasado ya unas semanas desde que volví de Huancavelica. 20 jóvenes, universitarios y algún joven profesional, marchamos hacia allí con Cooperación Internacional; este año era la vigésima convivencia en el Perú y echamos de menos a Gabriel Moreno”.

Una casa de nueva construcción

Uno de los objetivos principales ha quedado concluido, con la participación de los voluntarios en una tarea de primera necesidad para una familia. “Fuimos allí a construir una casa para un matrimonio –María y Ciriaco– con siete hijos, actualmente acogidos en el Seminario Menor de la ciudad, donde María trabaja como cocinera. Allí fueron acogidos provisionalmente, cuando se vieron obligados a abandonar su domicilio. Además, hemos formado un club juvenil con los chicos de la ciudad, visitamos a los ancianos del asilo, a los pequeños del orfanato, estuvimos con los presos y conseguimos mucho material (abrigos y mantas) para distribuirlos en San Juan de Astobamba, una aldea andina situada casi a 5.000 metros de altura”.

Los universitarios se han alojado junto a 29 seminaristas huancavelicanos. Javier, uno de ellos, ha escrito sobre los universitarios andaluces: “Los españoles comparten con nosotros los turnos de fregar y limpiar el comedor y la casa. Hemos jugado un partido de fútbol. Hasta ahora lo único que conocía de España eran santos como San Josemaría o San Francisco Javier. Estos días estoy conociendo a estos chicos que han venido como voluntarios de la ONG Cooperación Internacional”.

Todos estos jóvenes estudiantes vuelven entusiasmados, como relata Jaime: “Ha sido una experiencia muy positiva. Pienso que más que aportarles a ellos, los huancavelicanos nos han enriquecido, mejorándonos espiritual y humanamente. Me gustaría desde estas líneas dar las gracias por su acogida a monseñor Isidro Barrios, a don Mariano Hermida –rector del seminario mayor-; al padre Roosevelt, del seminario menor y al diácono gaditano Diego Cano”.

A lo largo de todo el curso la ONG Cooperación Internacional realiza actividades en Sevilla bajop el lema Si no estás aquí, tampoco estarás allí. Es decir, ante todo es importante colaborar a través de diversas actividades de voluntariado, cada uno en su ciudad, de modo que el voluntariado en Perú sea una culminación de una trayectoria previa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios