Sevilla

Cuenta atrás para el estreno del pantano de Melonares

  • La obra de las conexiones para traer el agua a la capital se encuentra al 90%, asegura la Confederación. Con sus 186 hm3 es la presa de mayor capacidad del entorno de la capital.

El pantano de Melonares que impulsó Soledad Becerril con fondos europeos y acabó de construirse en diciembre de 2007 estará conectado a la red de abastecimiento de Sevilla en cuestión de meses. Lo ratificó este lunes la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en declaraciones a Europa Press, lo que confirma que se cumplirá el plazo de finales de 2014 que viene prometiendo el organismo estatal desde que la obra de las conexiones que faltaban para vincularlo a la red de Emasesa comenzó a mediados de 2012.

Los sevillanos podrán beber del agua de Melonares siete años después de la fecha en que se acabó de construir el pantano de mayor capacidad que abastecerá a Sevilla, que se nutre del río Viar, afluente del Guadalquivir. Los 186 hectómetros cúbicos de capacidad del pantano superan con creces los 175 hectómetros cúbicos del de Zufre, el mayor de los que actualmente abastecen a Sevilla.

La obra para conectar el pantano con la red de Emasesa se encuentra al 90%, tanto en los trabajos de rehabilitación y recrecido del canal del Viar a lo largo de más de 30 kilómetros, como en la construcción de la nueva tubería de 13,68 kilómetros que garantiza la conexión con la estación de bombeo del Viar.

La construcción de la nueva tubería está algo más avanzada que la rehabilitación del canal del Viar porque los trabajos en éste último han tenido que paralizarse por la campaña de riego. Fuentes de la Confederación Hidrográfica precisaron este lunes que "a mediados de septiembre" se retomará la obra en el canal una vez finalizada la campaña de riego.

El agua tendrá que recorrer desde Melonares a la estación de bombeo de Emasesa en el Carambolo una distancia de 60 kilómetros. En los primeros 30 kilómetros del viaje, el agua caerá por efecto de la gravedad por el canal del Viar existente, que se está reconstruyendo y recreciendo en altura, un recrecimiento necesario porque el agua de Melonares bajará mezclada con el agua de riego del Pintado (la presa más arriba de Melonares).

Un informe técnico de la Confederación resume las actuaciones. El canal del Viar acabó de construirse en 1953 para aumentar el regadío en las tierras de la margen derecha del Guadalquivir con una longitud total de 85 kilómetros desde el azud situado sobre el río Viar, aguas debajo de la presa del Pintado. Este canal permite el riego de 12.000 hectáreas situadas en los municipios de Cantillana, Villaverde del Río, Alcalá del Río, Burguillos, Guillena y La Algaba.

Para cumplir el requisito indispensable que puso Europa de evitar que el agua de Melonares pueda usarse para riego, al final de los 30 kilómetros de viaje por el canal del Viar unas compuertas separan el agua de Melonares de la del Pintado. En este llamado "depósito de cabecera" unas compuertas Taintor desvían más volumen de agua para el abastecimiento que para el riego hacia la tubería de nueva construcción citada, con una longitud de 13,68 kilómetros. El agua de riego sigue un camino diferente: continúa por el canal del Viar.

Según datos ofrecidos en su día por la Confederación, la rehabilitación del canal se adjudicó con un plazo de ejecución de 18 meses y un presupuesto de 15,1 millones. El interior del canal tiene forma de trapecio y está revestido de hormigón.

La obra consiste en modernizar el tramo comprendido entre el punto kilométrico 15 (Presa de Melonares) y el 45,200 en las inmediaciones de la Balsa de regulación del Alamillo de la zona de riego del Viar.

El presupuesto de la nueva conducción, así como las actuaciones de regulación y protección del canal ascienden a 26,2 millones, incluyendo las expropiaciones. Y cuentan con un plazo de ejecución de 21 meses.

Entre las actuaciones destacan los trabajos de regulación y protección del canal del Viar en los primeros 30 kilómetros de uso compartido para abastecimiento y regadío. Esas obras permiten mejorarlo con seis almenaras de regulación: 6 a lo largo del canal y una a la entrada del sifón de Siete Arroyos, todas con compuertas Taintor. Este sifón de acondiciona también.

Otro elemento destacado es el vallado perimetral a ambos lados del canal del Viar a lo largo de 57,2 kilómetros, así como la electrificación que alimentará a las compuertas Taintor, a las válvulas motorizadas y a los distintos instrumentos de control previstos. La previsión de potencia total a instalar no supera los 50 kVA.

En el capítulo de protección, la obra prevé un sistema de control basado en establecer 12 puestos de control remoto coincidentes con cada uno de los puntos dotados de equipamiento electromecánico, tanto en el tramo de canal existente como en el de la tubería aquí proyectada. El sistema de tendido del cable de Fibra Óptica será de canalización entubada y enterrada.

Por lo que respecta a la rehabilitación del canal del Viar, las actuaciones más importantes consisten en el recrecido del canal en todo el tramo elevando en 65 centímetros la cota de coronación, lo que permite mejorar la capacidad de transporte y el resguardo.

Asimismo se repara el revestimiento con microhormigón proyectado en 15,2 kilómetros en los tramos sin deficiencias estructurales graves.Se repara y refuerza el revestimiento con hormigón armado en 4,1 kilómetros en los tramos con deficiencias estructurales importantes.

Las roturas interiores y exteriores del canal se reparan, así como se mejora el drenaje con cunetas longitudinales en 30 kilómetros y construyendo zanjas drenantes en 16,8 kilómetros bajo las cunetas.

Se reparan también siete acueductos, con una longitud total de 815 metros. Se mejora el Túnel de Melonares de 115 metros de longitud, mediante revestimiento que disminuya su rugosidad.

Otra obra de mejora del canal consiste en la construcción de 12 pasos sobre el canal para vehículos y 24 pasarelas peatonales. Se cubre el canal con placas en varios tramos, con una longitud total de tres kilómetros para preservar la calidad del agua.

"La Junta necesitó tres años para ejecutar un 0,7%"

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) destaca que la construcción de las conducciones de Melonares fue una obra transferida en su momento a la Junta de Andalucía bajo la premisa de traer el agua hasta Sevilla por el Canal del Viar y con nuevas tuberías. Se transfirió con una inversión de más de 40 millones que quedó prácticamente sin hacer. El presidente de la CHG, Manuel Romero, explicó en su día que la Confederación desarrolló las tres cuartas partes de las dos actuaciones en menos de dos años, "mientras que la Junta de Andalucía necesitó tres años para ejecutar solo un 0,7% de las mismas". La modernización del canal del Viar para su uso compartido para riego y abastecimiento a la ciudad de Sevilla cuenta con una inversión de 15,14 millones de euros. Se trata de una actuación que debería haber finalizado la Junta de Andalucía en 2011, aunque cuando la Confederación recuperó las competencias del Guadalquivir "ni siquiera se había procedido a su contratación". Tras un complejo proceso administrativo, finalmente el organismo estatal de cuenca inició las primeras actuaciones en el verano de 2012 y la obra propiamente en diciembre de 2012. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios