Sevilla

Destrozos por la caída de una palmera en la Plaza de España

  • Dos meses después del temporal que provocó el incidente, la zona sigue vallada y pendiente de reparación y restauración

Comentarios 1

Los temporales de lluvia y viento que se sucedieron en la ciudad durante el mes de marzo y el inicio de abril han dejado sus huellas más allá del arbolado que se vino abajo, provocando situaciones de mucho riesgo en algunos casos. También provocaron daños en el patrimonio que, dos meses después, continúan. En la Plaza de España, uno de los monumentos más visitados de la capital, son visibles los destrozos que la caída de una palmera de gran porte causó en la balaustrada de la zona Sur de la ría, la que se sitúa en el otro extremo del embarcadero. El peso del árbol no sólo partió la cerámica sino que dobló los vástagos de hierro que la sostienen, hasta dejarlos a ras del suelo en algunos casos. También rompió al completo el fuste de cerámica de una farola y varios remates, así como azulejos con motivos florales y policromados del pilar.

La palmera, que estaba ubicada en un seto muy cerca de esta zona, se cayó el pasado 1 de marzo, cuando se registraron en la ciudad rachas de viento de hasta 50 kilómetros por hora, que provocaron más de 400 incidencias. Aunque los parques estaban cerrados, no así esta zona de la Plaza de España, donde había visitantes en este momento, que incluso grabaron la caída del árbol, aunque no se produjeron daños personales. La parte superior de la palmera cayó justo sobre esta parte de la balaustrada, sin que diera tiempo a los servicios de Parques y Jardines a cortarla para evitar su desplome.

Los daños se suman a los que habitualmente ya sufre esta zona por el vandalismo

De momento, el Ayuntamiento de Sevilla no ha dado datos sobre la importancia y el coste que conllevará reparar y reponer los azulejos y sobre si hay en marcha algún tipo de expediente administrativo para ello. En la zona han colocado vallas para evitar que los visitantes se acerquen. Los daños se suman a los que periódicamente ya sufre esta balaustrada por el vandalismo. Según un informe de 2010 del Ayuntamiento, sólo esos daños por incivismo suponen un coste anual de unos 200.000 euros.

La última vez que se intervino de forma integral en este elemento de la balaustrada de la Plaza de España fue en 2010 y, en aquella ocasión, fue la firma Cefoarte la que realizó las piezas de cerámica, reproduciendo las originales, que fueron repuestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios