Urbanismo

Duro varapalo a la construcción del kiosko bar del Paseo de las Delicias

  • Urbanismo paralizó la obra en primavera y ahora es la Comisión Local de Patrimonio decreta que los trabajos realizados no son legalizables, rechaza la nueva propuesta e insta a “empezar de cero”

La construción del kiosko bar del Paseo de las Delicias La construción del kiosko bar del Paseo de las Delicias

La construción del kiosko bar del Paseo de las Delicias / José Ángel García (Sevilla)

El esqueleto del Paseo de las Delicias seguirá tal cual de momento. Las obras de construcción de un kiosko bar frente al Costurero de la Reina, en terrenos del Puerto de Sevilla, han sufrido un duro varapalo de la Comisión Local de Patrimonio. Primero fue la Gerencia de Urbanismo la que paralizó las obras la pasada primavera por falta de permisos, y ahora es la Comisión Local de Patrimonio la que ha concluido que la obra no es legalizable, por lo que insta a la constructora a “empezar de cero”, y además ha rechazado la nueva propuesta, que incluye una modificación sustancial de la ubicación del inmueble y otras novedades.

La empresa adjudicataria de los trabajos pretendía legalizar lo realizado y, además, cambiar la emplazamiento del inmueble de forma que se atentaría contra los elementos catalogados de un enclave especialmente protegido del conjunto histórico declarado. Se trata de una zona privilegiada, junto al río y en la que el Ayuntamiento extrema la sensibilidad.

El proyecto tenía una licencia provisional para un edificio desarrollado en una planta y sótano. Se incluía la urbanización de los espacios aledaños para el uso de quiosco bar con cocina. Consta una consulta previa que fue informó favorablemente por la oficina técnica de Licencias de la Gerencia de Urbanismo y por la Comisión Local de Patrimonio Histórico. El proyecto presentado inicialmente para la obtención de la licencia de obras se ajustaba a esa propuesta previa, y fue igualmente informado favorablemente.

Sin embargo, sin esperar a la concesión de la licencia, la empresa adjudicataria dio comienzo a las obras y realizó intervenciones no ajustadas al proyecto. Por este motivo, se ordenó la suspensión de los trabajos, como avanzó este periódico. Los promotores presentaron un proyecto de legalización para salvar cuanto habían realizado al amparo de una licencia posterior que nunca ha llegado a ser concedida.

La nueva documentación aportada en el expediente de legalización, además de la legalización parcial de la actuación y la propuesta de medidas de restitución de lo ejecutado, modificaba la ubicación y posición de la edificación situándose alineada al paseo superior de la Avenida de Santiago Montoto. También contemplaba una ampliación sustancial de la planta de sótano.

La Comisión Local de Patrimonio, reunida la pasada semana, no considera viable el desplazamiento de la posición de la edificación, ya que en el reformado presentado se sitúa el edificio sobre rasante adosado a la alineación a la Glorieta de los Marineros Voluntarios. Es decir, se alinea a la calle mientras que en el primer proyecto presentado se adentraba en la zona verde del muelle de las Delicias.

Por eso la Comisión Local ha acordado que “la edificación sobre rasante deberá retranquear su posición un mínimo de tres metros de la alineación a vial, hasta recuperar el emplazamiento de la propuesta original, sin que exista elemento constructivo alguno en dicha zona de retranqueo, con objeto de reducir el impacto de la edificación sobre los distintos elementos catalogados próximos y garantizar la inserción del “quiosco-bar en el ámbito del Parque Urbano (PU) Parque de María Luisa y Jardines Líbano al que sirve”.

La consecuencia de este dictamen, en la práctica, es que lo que han ejecutado no se puede legalizar y deberán prácticamente “empezar de cero” retomando el proyecto que presentaron inicialmente. 

La Autoridad Portuaria de Sevilla concedió en su día la explotación del espacio a la empresa Puerto Delicias S. L. con la finalidad de que el futuro establecimiento no sólo funcione como kiosko bar, sino que se puedan celebrar bodas, bautizos y comuniones, según se refleja expresamente en la documentación. El presupuesto total del que se informaba a Urbanismo en su momento era de 446.877 euros, de los que 310.000 son para la ejecución propiamente dicha. Las principales partidas del proyecto eran para cimentación (53.000 euros) y estructuras (30.000).

El proyecto inicial

La Gerencia de Urbanismo de Sevilla ordenó el pasado uno de marzo la paralización de las obras de este nuevo kiosko bar que se construye en el muelle de las Delicias, situado junto al Puente de los Remedios. Al frente de este establecimiento, que será una nueva versión del María Trifulca, están los mismos empresarios que lideraron aquel proyecto que es hoy una referencia de la oferta hostelera de Sevilla.

La promotora consideraba en el reformado –que ha sido rechazado– que el kiosko potencia el uso del Muelle de las Delicias. Contempla un bar de 80 metros cuadrados y una terraza de 800 metros cuadrados que incluye una cristalera desmontable que cierra la terraza-pérgola cuando el clima sea adverso y así se permite el uso de la terraza durante todo el año. El reformado hace los cambios oportunos para integrar el gran pino original existente en el lugar. El bar propuesto contaba con un sótano de 250 metros cuadrados para los aseos hasta ahora inexistentes en el Muelle de las Delicias.

El reformado recuerda que una de las condiciones previas a la concesión era el carácter de instalación ligera y desmontable del proyecto, salvo determinadas obras de urbanización. La estructura del bar se mantiene como metálica y ligera y fácilmente desmontable. El sótano se ejecutará con muros de hormigón y forjados con losas. Una vez finalizado el período de concesión de la explotación del espacio, el sótano, el estanque y la terraza quedarán integrados en la nueva ordenación urbanística de este espacio del Muelle de las Delicias del Puerto de Sevilla.

Urbanismo ha exigido el cumplimiento de la normativa de accesibilidad para minusválidos. Por este motivo, el reformado admite que se ha simplificado el diseño original de las terrazas y el trazado de comunicación y recorrido entre ellas. Se ha dispuesto una gran rampa perimetral en torno a la parcela, así como un salvaescaleras en el lindero inferior de la misma, a la cota del muelle, que garantiza el acceso desde todos los puntos. Finalmente para la zona prevista de juego para niños (un aspecto importante en la urbanización del espacio) se disponen todos los materiales necesarios para el desarrollo de la actividad exigida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios