Elecciones Andalucía 2018

El PSOE no se inmuta a pesar del malestar y las ganas de cambio

  • Sólo el 16% considera buena la gestión del Gobierno de Susana Díaz y casi el 60% prefiere un cambio en la Junta

El PSOE no se inmuta a pesar del malestar y las ganas de cambio. Susana Díaz, ayer en Rute. El PSOE no se inmuta a pesar del malestar y las ganas de cambio. Susana Díaz, ayer en Rute.

El PSOE no se inmuta a pesar del malestar y las ganas de cambio. Susana Díaz, ayer en Rute. / DC

Comentarios 6

Un dirigente socialista andaluz, de esos pocos que aún guarda cierta clarividencia en el análisis a pesar de que siempre ha gozado de buenos cargos públicos, me comenta: en la sede de San Vicente, que es la casa del PSOE del sur, no debería estar la estatua de Pablo Iglesias, sino una dedicada al electorado andaluz. Un bronce que ocupe medio patio. Es el electorado el que le ha dado el PSOE, y no al revés.

Más allá de las manos de José Félix Tezanos en el CIS, lo que muestra el barómetro electoral andaluz es que el PSOE es el partido con el que más se identifica el electorado, en el que más confía para defender sus intereses y el más cercano, por lo que, gracias a ello, es capaz de seguir ganando elecciones con holgura, a pesar de que no gusta su gestión.

José Félix Tezanos, catedrático de Sociología de la UNED y viejo guerrista reconvertido a la nueva ola, quiere revolucionar el mundo de la demoscopia; básicamente, no confía en la llamada cocina, de tal modo que, además de pitorrearse de lo que él cree poco rigor científico de sus colegas, abomina del tratamiento, del voto oculto, y ofrece los datos con escaso tratamiento. De este modo, y hechas estas apreciaciones, el PSOE, según el CIS, sacaría en las elecciones del 2-D entre 45 y 47 escaños (tiene 47 ahora), y saca una amplia ventaja a la oposición que, en pelotón, lucha por el segundo puesto.

Debacle del PP

De 20 a 22 escaños para el PP de Juanma Moreno, con lo que perdería la decena; 20 para adelante Andalucía, y de 20 a 22 para Ciudadanos, que se beneficia del enorme descalabro de los populares, porque ésa es una de las novedades a las que apunta el CIS, el desastre que se avecinaría para el PP si se confirman estos resultados.

Y es que, básicamente, es eso: el nuevo Parlamento se recompone en función de los escaños que dejen libre los 10 u 11 diputados del PP. Como se sientan juntos, en lo físico y en lo ideológico, Ciudadanos se expandiría hacia el brazo derecho de la u de la capilla del antiguo Hospital de las Cinco Llagas según se mira desde su desacralizado altar. En uno de sus extremos aparecería, siempre según Tezanos, un parlamentario de Vox por la provincia de Almería.

Con estos resultados, Susana Díaz tendría que pactar para ser investida presidenta, debería buscar el apoyo de Adelante Podemos, una vez que sus antiguos aliados de Ciudadanos se niegan a prestarle cualquier tipo de respaldo. No obstante, si el CIS se convirtiese en realidad, el primer partido por número de votos sería Adelante Andalucía, la coalición de Podemos e IU, y ni Antonio Maíllo ni Teresa Rodríguez en esa posición, de segundos, o sea de líderes de la oposición, se lo pondrían fácil. Tan difícil que podrían darse situaciones muy extrañas.

Mala gestión

A pesar de esta victoria holgada del PSOE, la mayor parte de los encuestados suspende tanto a los socialistas como al Gobierno de Susana Díaz. Sólo un 16% cree que la gestión del Gobierno es buena; al 33,6% le parece regular y al 43%, mala o muy mala. El 53% califica la situación económica de mala o muy mala, y el 58% lo mismo de la situación política. Y un 58,4% cree que el cambio sería bueno en la Junta después de 36 años de gobiernos ininterrumpidos.

Un dato más: aunque el desempleo es citado como el principal problema, el siguiente es el de la corrupción y el tercero afecta de lleno al Gobierno socialista: la sanidad. Nunca había ocurrido esto, era la joya de la corona y como tal era percibida. Las fusiones hospitalarias fueron muy contestadas en provincias como Granada y los recortes presupuestarios han provocado la disminución de las plantillas en el primer frente sanitario, que es el de la atención primaria.

¿Qué ocurre entonces? Dos factores: la alternativa no convence, y mucho menos la tradicional, que es la del PP. Y segundo: el PSOE, como partido, es la formación que más se identifica con la mayor parte del electorado. Es el partido más centrado, tal como se definen los encuestados, en el cinco de una escala ideológica de uno a 10; es el partido que inspira más confianza, el que mejor defiende el interés andaluz y el mejor conocedor de la realidad.

La intención directa de voto (la respuesta espontánea que da el sondeado) explica, en parte, pero sólo en parte, la ventaja del PSOE. Un 22,2% de los encuestados afirman que van a votar a los socialistas, un 9,8% a PP y a Ciudadanos, respectivamente, y un 9,2% a Adelante. En el sondeo con motivo de las elecciones de 2015, la intención directa del PSOE fue mayor, del 25,5% y aun así se le otorgó un resultado menor que ahora, del 34,7% frente al 37,4%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios