Equipamiento

Fin a las goteras del pabellón de San Pablo

  • La enésima reparación de la cubierta eliminará las filtraciones y servirá para mejorar la temperatura interior del recinto deportivo

Un hombre cruza un paso de peatones situado en una de las esquinas del Palacio de Deportes del Centro Deportivo San Pablo. Un hombre cruza un paso de peatones situado en una de las esquinas del Palacio de Deportes del Centro Deportivo San Pablo.

Un hombre cruza un paso de peatones situado en una de las esquinas del Palacio de Deportes del Centro Deportivo San Pablo. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 1

En varios partidos de baloncesto celebrados en los últimos años en el Palacio de Deportes del Centro Deportivo San Pablo los aficionados se han tenido que mudar de asiento durante el encuentro ya que el suyo estaba mojado debido a las goteras que caían del techo del pabellón. El motivo eran las filtraciones de agua que sufre el inmueble, que sólo se ha podido reparar puntualmente ante la falta de dinero para realizar un proyecto de envergadura. Las soluciones constructivas aplicadas aportaban una durabilidad reducida.

Ahora el presupuesto es superior. La sección de obras y proyectos del Instituto Municipal de Deportes (IMD) pretende eliminar las filtraciones por la cubierta sobre la zona que cubre el edificio (queda excluida el área perimetral del vuelo) con una durabilidad mucho mayor, mejorando el aislamiento térmico y evitando el inconveniente de tener que desmontar el techo, lo que repercutiría negativamente en el servicio público que ofrece esta instalación deportiva. La partida es de 251.721 euros (IVA incluido) y la duración de las obras será de 16 semanas.

El presupuesto es de 251.721 euros y las obras durarán 16 semanas

En el contrato se detalla que entre los trabajos previos se encuentran la eliminación de los restos existentes en la cubierta (especialmente de madera en muy malas condiciones que se encuentran en la esquina Norte); la colocación de elementos de seguridad provisionales necesarios para la ejecución de la reforma; la eliminación del óxido de la chapa exterior del techo en las zonas afectadas por medios mecánicos; y la protección de las tratadas con productos antioxidantes.

El siguiente paso será la regularización de la cubierta con un panel de espuma de poliestireno y una capa continua de espuma rígida recubierta con un velo de vidrio por ambas caras con juntas a media madera. La impermeabilización del techo se realizará con la colocación de un perfil colaminado y el extendido de membrana polimérica reforzada con malla de poliéster. La superficie de actuación proyectada en planta es de 8.141 metros cuadrados con una pendiente de 4,9%.

El constructor desarrollará un plan de mantenimiento preventivo para el techo del inmueble

Esta actuación implementa un nuevo elemento constructivo al objeto de mejorar la estanqueidad de la cubierta del edificio, ya que ha perdido sus propiedades debido al paso del tiempo y al incorrecto mantenimiento. Adicionalmente a la restitución de la estanqueidad se producirá una mejora de las condiciones de la temperatura interior, ya que el elemento, a pesar de que este no es su cometido fundamental, aporta aislamiento adicional.

En el proyecto se establecen limitaciones, como que no se emplee la nueva superficie de la cubierta para colgar o apoyar ningún elemento que no sean los previstos en la obra a menos que se realice un estudio concreto; o que no se depositarán objetos de forma permanente sobre la nueva cubierta si no es bajo las determinaciones del fabricante de los materiales instalados. Para mantener la estanqueidad de esta superficie será necesario llevar a cabo las operaciones de mantenimiento que se establezcan en un plan de mantenimiento preventivo que deberá desarrollar el constructor y entregar al promotor antes de la finalización de las obras.

La anterior reforma en la cubierta del pabellón de San Pablo fue una solución temporal que aplicó el IMD hace poco más de tres años. La reparación consistió en la impermeabilización de las juntas, la reimpermeabilización sobre zonas ya tratadas y la limpieza de los canalones.

La chapa exterior de la cubierta se encuentra oxidada. La chapa exterior de la cubierta se encuentra oxidada.

La chapa exterior de la cubierta se encuentra oxidada. / Juan Carlos Muñoz

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios