Sevilla

El Foro Social alegará contra el uso de videocámaras para erradicar la prostitución

  • El colectivo ciudadano presentará enmiendas contra el plan municipal porque no quiere "un '1984' en Sevilla"

El Foro Social de Sevilla se mostró ayer dispuesto a introducir alegaciones al futuro texto del plan que regulará la lucha contra la prostitución en la capital hispalense, concretamente contra la posible introducción de cámaras de videovigilancia en las calles de la ciudad, "porque no queremos un 1984", en referencia a la novela de George Orwell.

El portavoz del Foro Social, Jesús Lara, declaró ayer que, al igual que la agrupación ya expresó su rechazo al proyecto de videovigilancia promovidO por la Confederación Provincial de Comerciantes de Sevilla (Aprocom), "en este caso pasa lo mismo". "Consideramos que debe primar la libertad sobre la seguridad", afirmó el portavoz del colectivo ciudadano.

Por ello, Lara aseguró que el Foro Social, después de estudiar el futuro texto, presentará alegaciones si el gobierno introduce finalmente esta medida en el plan. Además, mantendrá reuniones con los grupos políticos con representación en el Consistorio para tratar de evitar la instalación de cámaras. A juicio de Jesús Lara, la lucha contra la prostitución debe enfocarse fundamentalmente en "sacar a las mujeres que venden sus cuerpos de esas vidas, especialmente con la propia aportación de la parte afectada, pero no con medidas represivas y restrictivas que supongan un castigo o una detención". Según el portavoz del Foro Social, la videovigilancia supondría establecer una distinción a la hora de actuar entre "la prostitución de calle y la de lujo, que es igual de criticable, pues el verdadero enemigo es el proxeneta".

En este sentido, el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, se propuso recientemente el objetivo de alcanzar el "consenso" entre todas las partes implicadas en la lucha contra la prostitución en la ciudad antes de decidir si se lleva a efecto la instalación de la videovigilancia.

Monteseirín consideró que esta medida es "la más fácil" de las "muchas" maneras existentes para "espantar" a los clientes de esta actividad.

"No estoy a favor de la legalización", dijo Monteseirín. El primer edil se limitó a asegurar que habla "en nombre del equipo de gobierno" al ser cuestionado sobre posibles fricciones con el grupo municipal de Izquierda Unida, socio de gobierno de los socialistas en el gobierno.

Este partido ya manifestó su oposición al proyecto propuesto por los comerciantes de Aprocom para incrementar la seguridad en las calles de Sevilla mediante la instalación de cámaras de vigilancia. Por su parte, la organización de los comerciantes sevillanos anunció el pasado el lunes que apoya la iniciativa de Sánchez Monteseirín.

En una entrevista con Europa Press, el alcalde ya incidió en la necesidad de buscar soporte jurídico, pues la última palabra al respecto debería tenerla la Comisión de Videovigilancia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), pues "a la hora de actuar, la Policía Local exige una seguridad jurídica que respalde sus actuaciones y eso hace que las cosas no sean tan fáciles como puedan parecer en un principio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios