Sevilla

El servicio de Alergología del Hospital Macarena de Sevilla cumple una década en terapias de alergia alimentaria

  • El centro es pionero en un sistema a través del cual el servicio de Alimentación es proveedor de las dietas para la realización de las pruebas de exposición oral controlada

Miembros del Servicio de Alimentación y alergólogos del Macarena. Miembros del Servicio de Alimentación y alergólogos del Macarena.

Miembros del Servicio de Alimentación y alergólogos del Macarena. / M.G.

Las pruebas de exposición oral controlada con alimentos indicados en los casos de alergia alimentaria, permite realizar un diagnóstico correcto y preciso que evita al paciente reacciones accidentales y restricciones dietéticas que inciden en su calidad de vida. El Servicio de Alimentación del Hospital Virgen Macarena provee desde hace más de 20 años al Servicio de Alergología de las dietas para la realización de pruebas de exposición oral controladas con alimentos. El servicio de Alimentación del Hospital Virgen Macarena provee desde hace más de 10 años al servicio de Alergología de las dietas para la realización de pruebas de exposición oral controladas con alimentos.

El diagnóstico de alergia a alimentos tiene implicaciones importantes para el paciente y su entorno derivadas de la evitación de estos. La eliminación de la dieta de un alimento y su grupo alimentario obliga a revisar cuidadosamente la composición de los alimentos que el paciente debe llevar consigo, cuando come fuera de casa o en viajes, dispositivos autoinyectores de adrenalina para tratar una reacción accidental grave.

"A nivel económico también tiene consecuencias porque los alimentos procesados libres de alérgenos encarecen la lista de la compra", ha explicado el alergólogo Antonio Ramírez del Servicio de Alergología del Hospital Macarena. "Incluso a nivel emocional, algunos pacientes pueden sentir miedo o ansiedad por posibles reacciones y limitar sus actividades sociales. Todos estos factores inciden directamente en la calidad de vida del paciente y provocan una merma importante de la misma, por lo que es de vital importancia realizar un diagnóstico correcto y preciso que le evite al paciente reacciones accidentales y restricciones dietéticas amplias que puedan condicionar incluso déficits nutricionales", ha añadido.

Las Pruebas de Exposición Controlada (PEC) o de provocación son procedimientos diagnósticos alergológicos que consisten en la administración de forma progresiva y controlada de sustancias que pueden dar lugar a reacciones alérgicas, en nuestro caso los alimentos, para conocer si son responsables de los síntomas del paciente o comprobar la tolerancia a los mismos. Son las pruebas que con mayor fiabilidad indican si un paciente es alérgico a un determinado alimento y deben ser realizadas en centros hospitalarios por personal entrenado y con experiencia.

Salvaguardar la seguridad de los alimentos que deben ingerir los pacientes para las pruebas y garantizar una trazabilidad correcta del alimento que se va a administrar, son dos motivos que indujeron al servicio de Alergología de este hospital a promover hace más de 10 años que el servicio de Alimentación  fuera el proveedor de los alimentos necesarios para la realización de las PEC y así ofrecer al paciente una asistencia sanitaria más segura y de calidad al ser tratados dichos alimentos por personal cualificado, bajo la legislación vigente en materia de seguridad alimentaria.

"La colaboración y comunicación entre ambos servicios, Alergología y Alimentación, es constante y fluida, a través del correo y teléfonos corporativos del responsable de la Unidad de Alergia Alimentaria y la Jefatura de Cocina, siempre con el objetivo de ofrecer el mejor servicio al ciudadano", destaca el centro en un comunicado.

Semanalmente, y con una antelación de al menos 48 horas, desde la Unidad de Alergia Alimentaria se solicitan al Servicio de Alimentación las dietas de los pacientes que se van a someter a PEC con alimentos, siendo entregadas por el personal de cocina en el Hospital de Día de Alergia en dos turnos.Las solicitudes de dietas van personalizadas con los datos identificativos de los pacientes, así como las alergias o intolerancias que padecen, y se envían por correo corporativo a la Jefatura de Cocina y al personal de Dietética y Nutrición, que validan las dietas y proceden a su elaboración, según un recetario específico elaborado por el propio Servicio de Alimentación. En los últimos 10 años se ha ampliado el recetario de poco más de 20 dietas a casi las 100 actuales.

En los últimos 10 años, la Unidad de Alergia Alimentaria del Servicio de Alergología, ha realizado un total de 2.142 PEC con alimentos.

La elaboración y el suministro de las dietas personalizadas para las PEC con alimentos permiten ofrecer mayor seguridad al paciente y al procedimiento, asegurando la trazabilidad de los productos, permitiendo el enmascaramiento de alimentos para ofrecer una mejor calidad en la asistencia sanitaria de estos pacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios