Laboratorios

El Hospital Macarena reduce a 45 minutos los análisis urgentes

La consejera de Salud, Marina Álvarez, en el nuevo laboratorio del Macarena

La consejera de Salud, Marina Álvarez, en el nuevo laboratorio del Macarena / Juan Carlos Muñoz

El nuevo laboratorio del Hospital Macarena reducirá los tiempos de los análisis clínicos básicos y urgentes a los 45 minutos, una vez que esta unidad clave incorpore, en septiembre, el nuevo sistema informático. Tras un año de reformas, la consejera de Salud Marina Álvarez visitó ayer las nuevas instalaciones, que disponen de equipamiento robotizado con capacidad para analizar 8.000 muestras diarias. El equipamiento tecnológico incorporado al Macarena permitirán al equipo humano de análisis clínicos duplicar la capacidad máxima para procesar las muestras, hasta alcanzar las 11.400 determinaciones de bioquímica, inmunoquímica y hematimetría, cada hora. “Diariamente se garantizará la atención de unos 2.700 pacientes y posibilitará reducir los tiempos de espera en un 40%, resolviéndose las analíticas de Atención Primaria en 24 horas”, explican fuentes sanitarias.

Entre los nuevos equipamientos destaca el sistema robotizado, que favorece la seguridad del proceso. “Hasta ahora los profesionales tenían que manipular las muestras y colocarlas en dos neveras. Con la incorporación de una seroteca refrigerada, el brazo del robot coge automáticamente las muestras, una vez analizadas, y las coloca para su conservación”, explica Concepción González, directora de la Unidad de Bioquímica Clínica en el Macarena. La automatización en este proceso reduce el riesgo de pérdidas de las muestras, entre otras ventajas. “Es el propio sistema el que se encarga de desechar las muestras también”, añade la responsable. La seroteca tiene capacidad para conservar 27.000 tubos. Cada muestra de suero suele conservarse unos siete días por si resulta necesario volver a realizar análisis.

Durante la reforma, los operarios han tenido que subsanar diversos problemas que se originaron en el sistema de climatización y en la zona de aseos. Una obstrucción impidió la utilización de los nuevos aseos. El personal propio de mantenimiento del Hospital Macarena se encargó de solucionar este problema de la reforma. En estos momentos estas dificultades durante las obras ya se han superado. La climatización funciona correctamente y los aseos ya han sido reparados. Ahora, la siguiente fase, tras la adaptación de los espacios y la incorporación de la nueva tecnología, se centrará en la renovación del sistema informático en el laboratorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios