DIRECTO Toros en la Maestranza con José María Manzanares, Talavante y Tomás Rufo

SEVILLA

Lucha contra los grafitis en Sevilla: el Ayuntamiento endurecerá las multas a partir de febrero

Nuevo servicio de limpieza de grafitis / José Ángel García

La lucha contra los grafitis es uno de los talones de Aquiles de cualquier gobierno municipal. Cuando por fin se consigue eliminar uno, la ciudad amanece con siete nuevos. No solo los hay llamativos -como el de la zapata de la calle Betis con el mensaje "Palestina libre"- también los hay que ensucian las fachadas y persianas de los pequeños comercios. De hecho, el centro de Sevilla es un lienzo -con pocos espacios en blanco- para los vándalos. Desde San Julián hasta la zona de Torneo, no hay calle que se resista a las pintadas de todos los colores, formas y mensajes -la mayoría ininteligibles-. Con el objetivo de combatir este tipo de delincuencia, el Ayuntamiento de Sevilla ha anunciado que en febrero aprobará una nueva ordenanza de limpieza que endurecerá las multas contra este tipo de actos. Una sanción que será aún mayor -a partir de 3.000 euros- si el inmueble dañado está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC)

En estos momentos, la normativa permite aplicar sanciones de hasta 750 euros por infracciones leves, hasta 1.500 euros por infracciones graves y hasta 3.000 por las muy graves. Por tanto, la sanción que ahora está considerada como muy grave pasará a ser la multa mínima en determinados casos. 

Pero esta no es la única novedad en la materia. Hoy mismo se ha puesto en marcha una nueva unidad antigrafiti que funcionará por toda la ciudad respondiendo a un contrato con una duración de dos años por 2.600.000 de euros. Estará compuesto por 10 equipos -un total de 20 trabajadores que se irán incorporando a lo largo de la semana- que cada día quitarán pintadas por todos los barrios, empezando por el centro, uno de los distritos más castigados.

Para una mejor ejecución de los trabajos, se prevé organizar hasta seis zonas específicas de actuación, que serían el Conjunto Histórico, Triana – Los Remedios, Bellavista – La Palmera, Sur, Nervión – San Pablo – Cerro Amate, Macarena – Norte y, Este – Alcosa – Torreblanca.

Por otro lado, se darán prioridad a la eliminación de grafitis y manchas de pintura en los espacios urbanos protegidos, en los entornos de los Bienes de Interés Cultural o inmuebles con algún tipo de catalogación.

"Siempre dijimos que la limpieza era la evidencia más absoluta de la dejadez en toda la ciudad. Ver el casco histórico más importante de España convertido en un paraíso de los grafiteros era un síntoma de abandono que no estábamos dispuestos a consentir", ha explicado el alcalde de Sevilla, José Luis Sanz. Esta iniciativa bebe de un sistema móvil puntero -que comenzó en Oviedo- capaz de borrar las pinturas de las paredes en pocos minutos. Entre otra maquinaria, se contará con 10 vehículos eléctricos nuevos tipo furgón con depósito de agua de uno 600 litros para realizar estos trabajos. Además, dispondrá de máquina de pintura.

"Estamos dispuestos a seguir dando la batalla contra el grafiti en la ciudad", ha apostillado. 

"La limpieza ha mejorado un poco"

El primer edil también ha valorado la actuación del servicio de Lipasam durante sus seis primeros meses de mandato. En este sentido, Sanz ha indicado sentirse "satisfecho", porque "la limpieza ha mejorado un poco y la empresa está mejor gestionada y planificada". Se trata de una de las grandes piedras que encontró el alcalde cuando ocupó su puesto y una de las principales reivindicaciones de la ciudadanía. "Todavía queda mucho por hacer hasta conseguir esa Sevilla limpia que todos queremos", ha apostillado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios