Sevilla

Monseñor Saiz recibe el palio arzobispal este martes en el Vaticano

  • Esta pieza, que simboliza la potestad que tienen los arzobispos en su ámbito y también el lazo de comunión con el Romano Pontífice, se entregará a 34 prelados de reciente creación

Los palios para los arzobispos.

Los palios para los arzobispos. / zenit.org

Una misa cargada de simbolismo. Un total de 34 prelados recibirán este martes en el Vaticano el palio arzobispal, entre ellos el arzobispo de Sevilla, monseñor Saiz, quien ya se encuentra en Roma para participar en la eucaristía que presidirá el papa Francisco con motivo de la solemnidad de san Pedro y san Pablo.

En esta eucaristía, como ha informado la Archidiócesis de Sevilla, el papa bendice y entrega los palios a los arzobispos metropolitanos de reciente creación. Monseñor Saiz será uno de los 34 prelados que concelebrarán con el Santo Padre y recibirán este distintivo de su condición arzobispal. En esta relación, además del arzobispo hispalense hay otros dos españoles: monseñor Mario Iceta, arzobispo de Burgos; y monseñor Carlos Manuel Escribano; titular de la Archidiócesis de Zaragoza.

La misa dará comienzo en la Basílica de San Pedro a las 9:30. Al comienzo de la liturgia, los arzobispos darán lectura a la fórmula de juramento por el que reiteran su fidelidad y obediencia al Papa, y posteriormente Francisco bendecirá los palios.

El palio arzobispal

Según se detalla en la web de información católica zenit.org, el palio arzobispal es "un ornamento de lana blanca con forma de faja circular que carga sobre los hombros, de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares con cruces negras o rojas de seda. Simboliza la potestad que tienen los arzobispos en su ámbito, y también el lazo de comunión con el Romano Pontífice".

Antes de la llegada del papa San Juan Pablo I, el palio se bendecía en Roma y se enviaba a cada arzobispo metropolitano nombrado durante el año anterior para serle impuesto en su diócesis. Desde su pontificado, se inició una nueva costumbre y se invita a los nuevos metropolitanos a concelebrar con él en la basílica de San Pedro, y se les impone el palio durante la misa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios