Sevilla

Muere un menor al caerle un muro en un cortijo abandonado en Torreblanca

  • Se investiga si unos jóvenes derribaron la pared sin saber que la víctima, de 16 años, estaba detrás

Un adolescente de 16 años murió este domingo aplastado por un muro del cortijo Palmete, un edificio abandonado ubicado muy cerca del barrio de Las Lumbreras, en Torreblanca. El cortijo está en ruinas y es de muy fácil acceso desde la calle, ya que se encuentra junto a una zona urbanizada recientemente. Es un lugar que suelen frecuentar los jóvenes vecinos de los barrios cercanos para realizar fiestas o botellonas.

El accidente ocurrió sobre las nueve y media de la noche, según informaron fuentes del servicio de emergencias 112. A esa hora el teléfono recibió varios avisos de personas que se encontraban en la zona, que alertaban de que un joven había resultado herido por la caída de un muro del cortijo.

Los servicios sanitarios y la Policía, en el lugar del suceso. Los servicios sanitarios y la Policía, en el lugar del suceso.

Los servicios sanitarios y la Policía, en el lugar del suceso. / José Ángel García

Algunas fuentes apuntan a que un grupo de jóvenes se encontraban golpeando y pateando la pared sin percatarse de que la víctima se encontraba al otro lado de la misma. Esto pudo ser la causa de que se derribara el muro. La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre los hechos.

El muro cayó sobre el joven, que resultó herido de gravedad. El servicio de emergencias del 061 envió una ambulancia al lugar de los hechos para tratar de reanimar al chico, que se encontraba ya en parada cardiaca. Los esfuerzos de los profesionales sanitarios fueron baldíos y finalmente sólo pudieron certificar la defunción.

Sobre las diez y media de la noche, una hora después del accidente, el cadáver permanecía dentro del cortijo, en una zona custodiada por la Policía Nacional y Local, a la espera de que llegara la comisión judicial para levantar el cadáver. A unos metros, un grupo de familiares se reunía en torno a un coche, mientras un tío del chico se lamentaba en solitario en la acera contraria. La víctima estaba a punto de cumplir 17 años y residía en Torreblanca. Había pedido a su madre que le preparara una tortilla porque iba a llegar pronto a casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios