Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

Un militar de la base de Morón, primer positivo por coronavirus en El Palmar de Troya

  • Estuvo en cuarentena tras unas maniobras en Las Vegas y hasta que fue trasladado a un hospital

  • La iglesia palmariana también suspende su Semana Santa y pidió a sus fieles extranjeros que no viajaran  para los cultos

Un cartel de señalización de El Palmar de Troya, con la iglesia de los Carmelitas de la Santa Faz, al fondo. Un cartel de señalización de El Palmar de Troya, con la iglesia de los Carmelitas de la Santa Faz, al fondo.

Un cartel de señalización de El Palmar de Troya, con la iglesia de los Carmelitas de la Santa Faz, al fondo. / Juan Carlos Muñoz

Si afrontar la crisis por la pandemia está siendo un reto para todos los municipios, más para El Palmar de Troya, en construcción como ayuntamiento tras su segregación a todos los efectos tras las elecciones municipales de 2019.

El alcalde, Juan Carlos González (PSOE), ha confirmado que tienen constancia de un vecino que ha dado positivo en Covid-19. Se trata de un joven militar, destinado en la base aérea de Morón, que estuvo en cuarentena desde que regresó a su casa en el municipio tras unas prácticas en Las Vegas (EEUU). Después, fue trasladado a un centro hospitalario, en una ambulancia.

El edil confía en que las prevenciones que se tomaron desde el principio eviten que haya habido riesgo de contagios.

En lo que respecta a la iglesia palmariana, González destaca que está cumpliendo con todas las recomendaciones y restricciones fijadas por el Gobierno de la nación. Suspendió la celebración de su Semana Santa, que iba a realizar entre los días 20 y 27 se marzo, antes incluso de que se hiciera público la cancelación de las procesiones cristianas.

Había preocupación en el municipio, porque estos cultos atraen a decenas de personas de distintos países. Pero se les telefoneó y avisó para que no viajaran. El edil asegura que tanto las personas dentro de la iglesia (unas treinta), como los seguidores que viven en casas del municipio cuentan con medidas de protección y cumplen las normas de distanciamiento social fijadas.

En lo que respecta al Ayuntamiento de El Palmar, está realizando tareas de desinfección de calles y mobiliario con cierta periodicidad y usando, entre otras cosas, el hipoclorito sódico que ha facilitado la Diputación para estas tareas.

El alcalde también pone el acento en cómo se han volcado los vecinos y empresas del municipio para colaborar con la situación de pandemia y con la falta de mascarillas y otros elementos de protección no sólo en El Palmar, sino en otros ámbitos.

Trabajadores de Facutro fabricando las máscaras protectoras, de las que ya han distribuido unas 500. Trabajadores de Facutro fabricando las máscaras protectoras, de las que ya han distribuido unas 500.

Trabajadores de Facutro fabricando las máscaras protectoras, de las que ya han distribuido unas 500. / M. G.

Una empresa de instalaciones, obras y mobiliario, Facutro SL, que cuenta con maquinaria se ha puesto a fabricar pantallas protectoras para personas, casi 500 ya, que se han repartido por el pueblo y también se han hecho llegar a Ambulancias Tenorio, para sus trabajadores y al Hospital Virgen del Rocío, a través de varios trabajadores del centro que viven en El Palmar.

Se prepara un lote para las ambulancias o Dispositivos de Cuidados Críticos y de Urgencias (DECU), que suelen trasladar a personas contagiadas.

También hay cerca de medio centenar de mujeres que están cosiendo mascarillas, en una iniciativa de la asociación de mujeres contra el cáncer Misacemama, que se han repartido entre vecinos que las han solicitado y en el Virgen del Rocío, especialmente, en la sala de oncología.

Personal sanitario con mascarillas hechas por voluntarios en El Palmar de Troya. Personal sanitario con mascarillas hechas por voluntarios en El Palmar de Troya.

Personal sanitario con mascarillas hechas por voluntarios en El Palmar de Troya. / M. G.

El alcalde admite, en cualquier caso, que les falta material homologado, aunque pudieron comprar 400 mascarillas. Con ellas, se ha dotado al personal de ayuda a domicilio, para el que la Junta mandó 50 mascarillas para 15 trabajadoras, lo que es insuficiente.

Por otro lado, en la localidad segregada de Utrera se están poniendo, de media, cuatro multas diarias a personas que incumplen las directrices de quedarse en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios