Sevilla

El hijo de un Policía pide a Marlaska que no falle a los "huérfanos de ETA"

  • José Miguel Cedillo reclama por carta al nuevo ministro que sepa escuchar a las víctimas

José Miguel Cedillo, hijo del Policía Nacional Antonio Cedillo, asesinado por ETA en 1982, ha pedido al nuevo ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que "no falle" a los "huérfanos de ETA" y ha reclamado el reconocimiento "de pleno derecho" como víctimas de la banda terrorista. En una carta remitida a los medios de comunicación y dirigida al ministro, Cedillo ha señalado que los "huérfanos de ETA" necesitan al Estado porque son "el cabo que no puede quedar suelto para que España cierre heridas en paz" y "algunos de los niños a los que ETA le mató a sus padres" hoy son "personas con secuelas físicas y psicológicas acreditadas".

En la misiva critica que sufren la "falta de sensibilidad", con una lectura "miope" de la ley que no les reconoce como víctimas de pleno derecho, por lo que se quedan fuera de las coberturas "que separan una vida digna de otra en la que justicia y reparación son palabras vacías que se pierden en un tuit".

Hace referencia a las dificultades con las que se encuentran, como cuando pierden un trabajo o no superan una entrevista porque "no entienden" sus crisis o ven que pueden ser "problemáticos en rendimiento". "Merecemos vivir como cualquier joven", añade Cedillo, quien lamenta que no se lo pongan fácil.

Pide al ministro que "no se arrugue" y asegura que no le va a pedir "lo imposible", ni siquiera la venganza que "durante años" vio como "única salida", ya que ha entendido que su padre no querría eso para sus nietos.

Subraya que Grande-Marlaska sabe "perseguir a los malos" aún a riesgo de su vida, que tiene la justicia "en el ADN" y que "a poco que le guíe su corazón y no el oportunismo" tendrá más sensibilidad con las víctimas que anteriores ministros.

Cedillo critica a quienes "se han burocratizado hasta hacer de esto su modus vivendi, de homenaje en homenaje", y reclama al ministro que "sepa escuchar a cuantas víctimas de ETA pueda" porque es una opción más para conocer lo que el Estado puede hacer. "No le puedo pedir que no negocie con los terroristas metidos a parlamentarios ni que no entre al barro del acercamiento de presos porque hacerlo o no es su responsabilidad por el bien de España, el mismo por el que murió mi padre. Simple y llanamente le pido que no nos falle", manifestó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios