Medio Ambiente

El Ayuntamiento pretende colocar toldos en los puentes de San Telmo y Los Remedios

  • Los técnicos ultiman un pliego para realizar un estudio de viabilidad

  • El gobierno reconoce que “hay margen para mejorar el confort climático”

Un grupo de personas cruza ayer el puente de San Telmo con temperaturas que rozaban los 40 grados.

Un grupo de personas cruza ayer el puente de San Telmo con temperaturas que rozaban los 40 grados. / José Ángel García

En sigilo viene trabajando en las últimas semanas el gobierno socialista (tras el enorme fiasco con la colocación del entoldado en el casco histórico este verano) en un ambicioso plan para reducir las altas temperaturas que soporta la ciudad, cuyo proyecto más llamativo para los sevillanos y turistas será la instalación de toldos en los concurridos puentes de San Telmo y Los Remedios. Está medida irá acompañada de otras, como la colocación de lonas en la Avenida de la Constitución, la continuación de la plantación de 5.000 árboles todos los años o la búsqueda de otros métodos para mitigar el calor en distintos puntos de la ciudad.

Los técnicos de la Gerencia de Urbanismo se encuentran ultimando los pliegos de una licitación que saldrá en unos días para buscar una empresa que realice un estudio de viabilidad para la instalación de toldos en los puentes de la ciudad bajo la premisa de que cumplan con las normas de patrimonio y tengan un tráfico importante de transeúntes que justifiquen su inversión. La primera premisa descarta en principio al puente de Triana, ya que es un Bien de Interés Cultural (BIC). Todo apunta a que serán el de San Telmo y el de Los Remedios. Desde el equipo de Juan Espadas apuntan que aún no es posible fijar una fecha para que se inicie su instalación al desconocer el resultado de ese informe.

Durante el debate en la sesión plenaria, Antonio Muñoz admitió que “hay margen de maniobra para mejorar el confort bioclimático de Sevilla”, avisando de que las temperaturas son altas “no sólo cuando gobierna el PSOE”, pues en la ciudad pesan las políticas de todos los gobiernos que han estado al frente del Ayuntamiento”. El delegado de Hábitat Urbano achacó de nuevo a la “mala praxis empresarial” el conflicto de los toldos de este verano, insistiendo en que deriva de “un fallo imputable a la empresa adjudicataria”.

El socialista recordó que la previsión se mantiene en que la Avenida de la Constitución contará con toldos en el verano de 2022 y alegó el compromiso de plantar 5.000 árboles al año, negando que la ciudad haya perdido perímetro de cobertura arbórea.

Todos los grupos políticos aprobaron una moción del Partido Popular cuyo acuerdo incluía la elaboración de un plan de microclima para Sevilla que la convierta en una ciudad verde al objeto de que su desarrollo urbano siempre venga acompañado de un concepto de sostenibilidad en cada una de sus actuaciones.

En el documento reza que el Plan deberá contener, entre otras, las siguientes líneas de actuación: iniciar una campaña de reforestación en la ciudad, incrementando las plantaciones de arbolado y vegetación, reponiendo marras viarias, reforestando los parques y zonas verdes existentes y que vaya más allá del Plan Director de Arbolado de Sevilla, teniendo un compromiso ambicioso y real para que Sevilla sea Ciudad Verde Europea.

No sólo eso. Añade que debe redactarse una normativa específica por parte del organismo o área competente, “donde se regule criterios medioambientales y de sostenibilidad sobre los sistemas de pavimentos a implantar en nuestra ciudad de forma transversal y general, primando los pavimentos que por sus características bioclimáticas contribuyan a mejorar de forma notable los efectos de la temperatura en nuestra ciudad”.

La mayoría de los grupos respaldan la moción del PP para reducir las altas temperaturas

Una tercera actuación es que el Ayuntamiento fomente a través de bonificaciones fiscales todas aquellas nuevas construcciones de edificios donde la vegetación esté presente tanto en sus áreas comunes, superficies verticales y en sus cubiertas. Por último, la moción solicita que en años consecutivos se proceda a aumentar la sombra en nuestra ciudad, acometiendo trabajos de sombreado estacional tanto en las calles del Centro Histórico como en otras zonas más alejadas del mismo. “Igualmente se instalarán elementos que generen sombra en paradas de autobús de Tussam, paradas de taxis y de coches de caballos”.

El culebrón de los toldos vivió un nuevo capítulo la semana pasada, cuando la Gerencia de Urbanismo aprobó el inicio del expediente de resolución del contrato para el entoldamiento de una veintena de calles del Casco Antiguo, dada la imposibilidad por parte de la empresa adjudicataria de cumplir con lo comprometido. El contrato que se rescinde tenía una vigencia de tres años y un importe de 669.000 euros. La Gerencia aprobó además la incautación de la garantía depositada por parte de la empresa e inició los trámites para un nuevo expediente de contratación para la ejecución de este servicio de entoldamiento a partir de 2022.

La instalación de urgencia de los toldos sólo se ha producido este año en los ejes comerciales de Sierpes y Tetuán y en las paradas de autobuses de la Campana, y en la de taxis del Duque, muy necesitadas de sombra. Este verano estaba previsto que los toldos se colocaran en 26 calles, incorporando por primera vez Baños y Carlos Cañal, recientemente reurbanizadas. Concretamente, las vías del Casco Antiguo que iban a gozar de esta instalación eran: Albareda, Alcaicería de la Loza, Almirante Bonifaz, Cerrajería, Córdoba, Cuna, Plaza del Duque de la Victoria, Empecinado, Francos o General Polavieja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios