Universidad

La US pretende lograr la normalidad absoluta en las clases el próximo curso

  • El principal inconveniente sería que aún fuera obligatorio el metro y medio de distancia

Rectorado de la US, donde  presencia de alumnos ha sido mínima este curso.

Rectorado de la US, donde presencia de alumnos ha sido mínima este curso. / Juan Carlos Muñoz

Normalidad absoluta. Es la propuesta que el rector de la Universidad de Sevilla (US), Miguel Ángel Castro, trasladó el pasado viernes en la reunión que mantuvo con decanos de facultades y directores de centros de cara al nuevo curso que comenzará a finales de septiembre. Castro pretende que las clases comiencen tal como se dejaron antes de que estallara la pandemia del Covid-19 en marzo de 2020.

Un propósito que ya adelantó hace más de un mes y en el que insistió en el claustro celebrado el pasado miércoles. El rector de la Hispalense sigue recordando que la presencialidad absoluta es indispensable en la enseñanza superior, de ahí que durante el presente ejercicio académico se haya intentado recuperar al máximo, cuando las circunstancias sanitarias lo han permitido. Esta propuesta se tratará en el próximo consejo de gobierno de la US, en el que se abordarán las condiciones del curso 2021/22.

A diferencia de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), en la que se seguirá apostando por la tecnología incorporada en el curso del Covid para retransmitir las clases en directo, Castro descarta, a priori, el uso del streaming, por lo que la función de las cámaras quedará reducida a una serie de casos muy concretos en la docencia universitaria.

No obstante, la normalidad absoluta en las facultades queda condicionada a la situación sanitaria que exista entonces. Todo hace prever que para esa fecha (segunda quincena de septiembre) casi toda la comunidad universitaria se haya vacunado contra el Covid, aunque habría que esperar a que la obligación de mantener la distancia de un metro y medio no siguiera vigente.