Sevilla

En Utrera no sólo hay mostachones

  • La IX Feria de la Tapa muestra una tradición gastronómica que va más allá de las famosas confiteríasl IX FERIA DE LA TAPA Recinto ferial de Utrera. Hasta el 25 de mayo. Zona de bares, , de 12:00 a 17:00 y 20:00 a 00:00. Zona de copas, de 17:00 a 4.00. Domingo, tapas de 12:00 a 20:00. Copas de 17:00 a 22.00. Entrada, 1 euro.

La Feria de la Tapa de Utrera, afirma el alcalde de la localidad, Curro Jiménez, cuenta con "una fórmula de éxito: aquí, a la gente le gusta vivir bien". Eso explica que, en su novena edición, tras haber cambiado su ubicación en 2003 a un recinto mayor, se confía en superar la cifra del año pasado de 20.000 visitantes que podrán comprobar, como asegura el primer edil, que en Utrera "no sólo hay excelentes confiterías o los famosos mostachones", sino una restauración de gran calidad.

Y ahí incluye Curro Jiménez no sólo a "los mejores caracoles de la campiña" que, bromea, le ayudaron a ganar las elecciones "con las caracolás", sino propuestas a menudo sorprendentes como las que presentan algunos de los 12 establecimientos participantes en la feria y que competirán por el trofeo a la mejor tapa.

El año pasado lo gano el Dialecto (Avenida de la Fontanilla, 34) con un potaje de mar y tierra. Este año compite con un redondo de ternera con salsa de cava a la naranja, obra de su chef, la palmareña Pilar Sánchez, quien afirma con humor que ha aprendido a cocinar "con Arguiñano". Seguro que no le enseñó a hacer los caracoles, cuyo secreto, afirma Pilar, es "el pique y lavarlos muy bien".

Y es que en la zona, y concretamente en El Palmar de Troya, con cuatro establecimientos presentes, hay tradición culinaria. Según Ángel Blanco, de Casa Ángel (Avenida de Utrera, 14), "porque las cosas están muy mal y hay que buscarse la vida".

Sea como sea, el cocido palmareño es una exquisitez, y un plato que deben preparar, según Ángel, "las mujeres". En eso está de acuerdo Rocío Carrero -aunque en esta caso la artista es su hermana Isabel- quien explica que este guiso que lleva "garbanza (algo más grande), tocino de papá (papada), morcilla, trocitos de acelga o calabaza, entre otros ingredientes, no sería capaz de hacerlo igual hombre alguno, ni Ferrán Adriá ni Arzak. "Seguro que no. No tienen la salsa...", dice riendo.

Para sorpresas, las del Restaurante Domínguez (Carretera Écija-Jerez, kilómetro 89), una típica venta de El Palmar que esconde una cocina de autor. La de Fernando Domínguez, quien, según su primo Juan Antonio, fue número uno de su promoción en la escuela de Hostelería de Heliópolis. Como muestra, presenta en la feria delicatessen como el salmorejo de fresa con polvo de seta o el vol-au-vent con langostino y salsa de queso y verduritas, que es la que presenta al concurso.

La restauración parece cosa de familias en Utrera. "Es que si no es muy difícil ganar dinero. Y en esto no quiere trabajar nadie", dicen Paco y Manuel Valero, de Casa Valero (C/San Juan), que publicitan sobre todo la esencia de atún, aunque concurse la berenjena con salmorejo y jamón.

Berenjenas, esta vez rellenas y a las finas hierbas, es la receta a concurso de la Taberna la Liebre (C/ Diego Llorente, 44; Los Palacios), uno de los dos establecimientos no locales en la feria, junto al Bar Los Cabezones de la C/ Ingeniero la Cierva de Sevilla, que llega con el montaíto chikilicuatre, nombre que se le ocurrió a José Luis Rojas mientras estaba en el hospital.

Tras las tapas, se puede tomar un buen café de la marca local Macaibo y, a falta de confiterías locales, ausentes en esta edición, helados o pasteles y empanadas de Galicia, caramelos. Y si no le interesa comprar algún utensilio de cocina o un falso perfume (de la marca registrada Les Faux, de la tienda Piratas, nombres con trampa), hay marcha hasta las cuatro de la mañana en la zona de copas. Para digerir mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios