Sevilla

El Valme consolida la eliminación de cálculos con mínima invasión

  • Los especialistas acceden a las cavidades renales a través de orificios naturales

  • Cada año se benefician unos 40 pacientes

La Unidad de Endourología y Litiasis del Hospital de Valme, que dirige el doctor Carlos Reina, ha consolidado en los últimos años técnicas de mínima invasión para la eliminación de piedras en el riñón. Cada año en torno a 40 ó 60 pacientes se benefician de la ureteroscopia flexible en el Hospital de Valme, un procedimiento que permite a los especialistas acceder a través de los conductos naturales a las cavidades del riñón hasta localizar los cálculos, que son pulverizados mediante la aplicación de energía láser.

"Entramos a través de un ureteroscopio por la uretra y localizamos el meato -la desembocadura del uréter en la vejiga- para avanzar hasta el riñón. Una vez localizada la piedra, la pulverizamos mediante láser. Los restos son desechados de manera natural por los riñones", explica el doctor Carlos Reina.

Durante la intervención, los especialistas se guían a través de una minicámara, que porta el ureteroscopio, hasta llegar a las piedras. Esta técnica endourológica, que no requiere punciones, se aplica en cálculos renales con un tamaño superior a los dos centímetros; o que no son susceptibles de la litotricia extracorpórea por su composición.

"Cuando los cálculos renales son muy duros, la litotricia extracorpórea (tratamiento que consiste en destruir las piedras mediante ondas de choque) no resulta eficaz, de modo que la alternativa es acceder a la piedra para tratarla", añade el especialista.Mediante una prueba de TAC, los especialistas verifican la composición y densidad de las piedras, además de su ubicación y tamaño. La formación de cálculos o litiasis renal es una patología de gran prevalencia en la actualidad: se estima que cada año afecta a 2.900 personas por cada 100.000 habitantes.

Son tres las alternativas frente a este problema: "A partir de los años 80 la litotricia extracorpórea protagonizó un gran desarrollo. Esta técnica permite destruir los cálculos de manera externa al cuerpo, con mínima morbilidad. De manera paralela se han desarrollado otras dos técnicas: la ureteroscopia, en la que utilizamos orificios naturales; y la nefrolitotomía percutánea, que consiste en realizar una punción que atraviesa el riñón para eliminar las piedras", explica el doctor Reina. El abordaje endourológico para cálculos resistentes favorece la reincorporación laboral precoz de los pacientes ya que permite el alta hospitalaria en 24-48 horas tras la intervención.

El Hospital de Valme implantó la ureteroscopia flexible hace varios años y recientemente el equipo encargado de aplicarla ha celebrado una jornada quirúrgica, que ha contado con la presencia de especialistas del Hospital San Juan de Dios de Bormujos y del Hospital Virgen del Rocío, en la que han abordado innovaciones del procedimiento. En concreto en el Hospital de Valme el 20% de los cálculos renales son tratados mediante esta opción terapéutica; y en torno a un 50%, mediante litotricia extracorpórea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios