Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

Vecinos de las Tres Mil se encierran para reclamar una cocina social

  • La asociación Chalavipen Mashkarno pide desde hace 8 años un local para dar de comer a 425 personas

Los miembros de la asociación Chalavipen Mashkarno protagonizan desde hace ocho días un encierro para reclamar al Ayuntamiento un local para poder continuar con la cocina social que pusieron en marcha hace ocho años y de la que se benefician 425 personas del Polígono Sur, sobre todo vecinos de la barriada Martínez Montañés. La falta de respuesta de la instituciones públicas les han llevado a iniciar una huelga de hambre y hoy protestarán en la Plaza Nueva con motivo de la celebración del Pleno municipal.

Inmaculada Senovilla, presidenta de la asociación, asegura que en un Pleno municipal de noviembre de 2014 los diferentes grupos políticos aprobaron la cesión de un local para esta entidad; sin embargo, hasta la fecha no saben nada de aquello. Desde hace ocho días, unas 90 personas se turnan en el Centro de Orientación y Dinamización de Empleo (CODE) del Polígono Sur, unas oficinas abandonadas desde hace nueve meses, según indica Senovilla. "Prefieren tener esto abandonado a cedernos un local", señala. "No somos mendigos ni okupas, sólo reclamamos un espacio que está abandonado para beneficio del barrio. Desde el Ayuntamiento sólo nos dicen que reflexionemos, que no podemos estar aquí, pero no nos dan una solución".

Desde la asociación afirman que la Universidad de Sevilla les ha donado una cocina industrial para desarrollar su actividad, pero si no tienen un local donde instalarla, la perderán, al igual que perdieron por la falta de espacio para su almacenamiento los cien colchones que Hoteles Solidarios de Madrid les donó. "Somos invisibles. Nos dicen que están trabajando en ello, pero ya llevamos ocho años esperando. Se están riendo de nosotros". Senovilla asegura que sin esta cocina social muchas familias del barrio pasarán hambre estas Navidades: "Es muy duro decirle a tu hijo que no tienes qué comer".

Un grupo de mujeres liderado por Inmaculada Senovilla puso en marcha hace ocho años esta iniciativa social dirigida, en un primer momento, a mujeres, todas desempleadas y con cargas familiares. En esta cocina, las mujeres no solo aprenden a cocinar, sino que pueden sacarse el carné de manipulador de alimentos y dos días a la semana se llevan a casa sus carritos repletos de fiambreras con la comida que ellas mismas cocinan, además de productos donados por el Banco de Alimentos. Actualmente, en este taller participan 68 mujeres y 22 hombres, pero esta cocina da de comer a 425 personas y hay una lista de espera de 196 más, según explica Inmaculada Senovilla, presidenta de la asociación Chalavipen Mashkarno (Movimiento Mediador en calé).

Desde sus inicios, el colectivo reclama sin éxito al Ayuntamiento, al Comisionado del Polígono Sur y a la Junta de Andalucía, a través de la Agenda de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (Avra), un local para desarrollar su actividad. Hasta ahora, la asociación desarrollaba su actividad en el Centro Cívico El Esqueleto, pero el aumento de talleres en el centro les obliga a reducir su actividad a un día a la semana, según explica Senovilla: "No nos ayuda nadie. Si nos dejaran crecer, en el barrio nadie pasaría hambre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios